Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Disfrute y autocompasión NovamMon, 05 Nov 2018 10:19:37 +00003082018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 10:19 AM

Esta semana, no fui la mejor portada, pero he de decir -en mi defensa- que tampoco me volví loca. Sí noto diferencias.

Antes, me hubiera atascado de todo lo que encontrara en mi camino porque “ya me salí, qué más da” y regresar al camino… ¿Mande? ¿De qué me hablas?! Ya no tiene sentido, mejor me sigo como gorda en tobogán.

Hoy, disfruté lo que comí, sin compulsión y con gusto, sin culpa ¡Se sigue sintiendo raro esto! Antes, no importaba qué comiera me daba culpa y contaba calorías y locuras de esas, constantemente. Hoy, curiosamente, tengo una mucho mejor relación con la comida y conmigo, lo que no significa que todo esté resuelto, pero ahí la llevo.

Hoy, retomo el camino, me preparo el desayuno, hago mis snacks y preparo mi proteína -aunque esa sí, todavía no le agarro el gusto, soy rete asquerosa, pero lo lograré-.

Hasta aquí mi reporte de la semana. Dieta, áreas de oportunidad para seguirla al pie de la letra; Autocompasión ¡Mucho mejor! Disciplina, momentos y momentos, entro y salgo. Placer y disfrute ¡Thumbs up! ¡Vamos bien!

Anuncios
 

A favor y en contra OctamMon, 29 Oct 2018 10:08:12 +00003012018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 10:08 AM

Ha sido curioso, con todo este tema de la bajada de peso y que lo publiqué en mis redes sociales, muchas personas se han sentido identificadas conmigo y eso siempre está lindo. Me gusta sentir que lo que estoy haciendo sirve para alguien más, además de para mi. 

Mucha gente me ha escrito para darme consejos, pasarme sus mejores tips, recomendarme dietas, pastillas, ejercicios, coaches, nutriólogos y demás ¡Muchas gracias! Sus muestras de cariño las llevo en el corazón. 

También ha habido quien, por ejemplo, me escribe en mis preguntas de IG: “¿Sabías que la obesidad es un problema? ¡Deberías de bajar de peso!” Cuando me llegan este tipo de mensajes, nunca sé qué pensar… no sé si es alguien muy amoroso que quiere que me cuide y le preocupa mi salud y simplemente sus formas son más rudas de lo necesario ó si no tiene nada mejor qué hacer que estarle diciendo al prójimo cómo vivir su vida. 

Por otro lado, también hay gente que me escribe para decirme que no baje, que así estoy bien, que no necesito encajar en los estereotipos sociales ¡Gracias! De verdad agradezco sentirme aceptada así como soy y estoy. Hoy les digo, por primera vez, no es un tema de encajar sino de -justo- dejar de marcar el punto y regalarme el cuerpo que siempre he querido; de construirlo para mi, para goce y disfrute mío.

En fin, en esta carrera, que recién empieza hay de todo. Un viaje interesante hasta el momento, veremos qué me deparan las dietas y el ejercicio; algún día que mi columna me lo permita y pueda retomarlo… les iré contando.  Otra vez, gracias por todo el apoyo, ha sido muy lindo sentirlos cerca y conectados conmigo. Los abrazo donde quiera que estén. 

 

La magia de la delgadez OctamMon, 22 Oct 2018 08:33:19 +00002942018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 8:33 AM

Hay quien lo tiene con el dinero, otros lo tienen con el trabajo de sus sueños, unos más con tener la familia que añoran… el mío es con el peso. Sí, yo tengo la sensación de que el día que sea delgada, mis problemas –como por arte de magia- van a desaparecer.

Sé que no, pero siento que sí. Se llama pensamiento mágico y todos lo tenemos; el mío está ligado a la delgadez.

Es decir, hay una parte de mi que auténticamente cree que el día que sea delgada, mi vida será perfecta o muy cercana a esto. 

El día que sea flaca… tendré novio, formaré una familia, tendré mi programa, me sentiré segura, nada me dará miedo, me irá mejor económicamente, etc. Estos son sólo algunos ejemplos de lo que –esa parte de mi- cree. Lo real –seguramente- es que el día que sea delgada, sólo va a pasar eso: seré delgada y punto… ¡Igual y no! Como nunca lo he sido, de menos, que yo recuerde no tengo elementos para fundamentar mis creencias. La leyenda cuenta que hasta los 7 años fue delgadita, en mi etapa adulta, nunca he llegado a mi peso ideal. 

Por cierto, el jueves pasado fui a la nutrióloga, bajé 5 kilos… así que, ahí la llevo. La dieta, bueno régimen alimenticio que me mandó está MUY amable porque la idea es aprender a comer como la gente decente, no como la hija de italiano con yucateca que soy… entre pastas, pizzas y cochinita ¡No se puede! Jajaja 

En fin, los mantendré al tanto de mis intensidades y locuras con respecto al peso… como quedamos, una vez por semana estarán sabiendo de mi y de mi mono tema: ¿Por qué Dios me hizo gorda? Jajaja Traigo a Dios de moda porque ayer fui a ver una obra y tiene que ver con esto, pero estoy clara con que no tiene que ver con el más allá sino con el más acá donde mis hábitos alimenticios dejan mucho que desear 😦

 

¡Nos leemos prontito!

 

¡Con todo y miedo! OctpmSat, 13 Oct 2018 12:20:39 +00002852018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 12:20 PM

Desde que yo recuerdo, siempre he tenido temas con el sobrepeso y si bien, hoy la llevo mejor que nunca conmigo y con mi cuerpo… el tema sigue presente.

Sigue siendo un bonito pretexto entre algunas de las cosas que quiero y yo. Mi cabeza sabe que no tiene sentido, hace mucho lo perdió; pero mi sensación sigue necia y lo mantiene como un tema vigente.

Así que, decidí usar –como sugerencia de mis socios- mis recursos a favor y esto los incluye a ustedes. Me considero alguien comprometida y responsable, por lo tanto –en general- cuando digo que voy a hacer algo, lo hago. Es por esto que, decidí lanzar mi reto #FueraPretextos Es decir, por primera vez en mi vida, llegar a mi peso ideal –el que la nutrióloga me diga- usándolos a ustedes de testigos de mi día a día y de las pendejadas que seguro me irán pasando mientras hago esto.

Estaré posteando aquí –mínimo una vez por semana- en mi blog personal, porque esto tiene TODO que ver conmigo, mis demonios y mis traumas de la infancia… y no tan infancia.

Así que ¡empecemos!

 

El estadio de mi cabeza JulamWed, 04 Jul 2018 10:15:39 +00001842018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 10:15 AM

¿Cómo sabes qué está bien para ti? Parece una pregunta pendeja, pero cuando has vivido en función de los demás –y ni siquiera te diste cuenta-, cómo sabes cuándo sí es tu voz la que está hablando y no el estadio de voces de tu cabeza.

 

Cómo reconoces a la auténtica, entre tantas que se le parecen…supongo que poniéndola en práctica, viendo el resultado y observando qué tan bien te sientes con él. No sé a ustedes, pero a mí, esto me frustra un poco. Ya sé que ando más intensa de lo normal; dándome a la tarea de cuestionarlo todo de nuevo. Desde ¿cómo se que lo que me gusta, realmente me gusta? Hasta ¿Será que eso que hace años no pruebo, sigue sin gustarme?

 

Es decir, reordenando, reagrupando, reconociendo dónde estoy y hacia dónde quiero ir. Es curioso, porque al mismo tiempo estoy mejor que nunca, supongo que por eso hoy puedo mover todo y darme a la tarea –paso a paso- de volver a acomodar, tirar lo que no me sirve y atreverme a dar los pasos que llevo un rato aguantando.

 

Para los que se quedaron marcando ocupado, no, no soy esquizofrénica… sólo escucho más de lo que me gustaría –a veces- las voces de afuera y me olvido de la mía. Esto se ha vuelto un proceso tan automático que ni cuenta me di que no era mi voz ¡Eso es lo que me duele! Me duele darme cuenta que –en ocasiones- paso por encima de mi, me exijo más de lo que me gustaría y tiendo a ser muy dura conmigo y mis procesos.

Si algo estoy aprendiendo, con todo este show de mi columna, es que se vale ir más lento, darme mis tiempos, descansar y disfrutar del viaje… veremos si llego al destino, pero –de menos- en el inter… disfrutemos el camino, porque ese seguro está.

 

En esto de no escuchar mi voz, dejé de escribir en mi blog y para cuando me di cuenta ya habían pasado 5 años ¡El tiempo vuela! Y apenas, hace poquito, pude ver que –en parte- dejé de escribir porque me da miedo sentirme juzgada. Cuando empecé mi blog era una desconocida más escribiendo sus locuras, vomitando ideas y experiencias; hoy, mucha más gente me conoce y eso me asusta.

Es curioso, sé que mucha gente no me cree cuando le digo que me puede mucho lo que opinen de mi, porque soy algo irreverente, extrovertida y bastante segura de mí misma. El tema es que una cosa no quita la otra.

 

No es como que me he engañado a mí misma todo este tiempo, sólo fui limitando un poco quién soy –sin querer- y hoy que me doy cuenta, no me gusta. Y en un ejercicio de valentía, escribo estas palabras.

 

De crisis existenciales está lleno el mundo JulpmSun, 01 Jul 2018 15:35:56 +00001812018 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 3:35 PM

Después de muchos años, me atrevo a retomar mi blog y escribir algo acerca de mí. Me lastimé la columna, tengo 5 hernias de disco en la zona lumbar y eso ha traído una revolución en mi vida. Estoy entrando en mi octava semana de reposo.

Sé que para muchos, puede sonar hasta relajante descansar… pero eso simplemente no estaba en mi configuración. Tenía claro –en la cabeza- que descansar no me encanta, que me cuesta trabajo bajarle a mi ritmo, etc… pero nunca dimensioné qué tanto.

 

Yo creo que somos seres integrales, donde el cuerpo, la emoción y la mente van de la mano y ocurren al mismo tiempo. No creo que nos “enfermemos” por casualidad, creo que nuestros síntomas nos muestran el camino y nos dicen por dónde vamos.

Así que, para mí, vivir mi dolor físico y emocional ha sido todo un viaje. He pasado por mil momentos… desde querer mandar todo a la chingada, vender mi departamento, mi camioneta, ceder mi parte proporcional de mi empresa e irme a otro país a estudiar el doctorado y olvidarme de todo (básicamente huir de mi). ¿El problema con esto? ¡Yo voy conmigo a donde quiera que decida irme! #NoEsOpción

 

Me he dado cuenta que al bajarle al ritmo y no hacer y hacer y hacer…siento que no tengo nada que aportar; como si quién soy no fuera suficiente y sólo ser y estar no bastara. Le pude poner palabras a una sensación que he tenido, no sé si siempre, pero sí desde hace mucho; es como si tuviera que pedir disculpas todo el tiempo por ser como soy, por ser quién soy. Es decir, si de pronto “brillo” ¡Qué poca madre, porque opaco a los de a lado o “les recuerdo” que se sientes chiquitos! ¿Entonces qué se supone, que necesito apagar mi luz, pa’ que los demás no se sientan mal?

Hoy que fui a votar, conecté con esta sensación y es que tristemente como país actuamos así. La casilla en la que me tocó votar, abrió tardísimo, ya todos teníamos parados haciendo fila poco más de una hora cuando salió uno de los funcionarios a decir que iban atrasados, que sólo estaba lista la casilla de “Espinosa a Macías” y proponía que la gente en ese rango de apellidos fueran pasando, en lo que las demás se ponían al corriente. La gente se empezó a poner mal, diciendo cosas como: “¿Por qué van a pasar primero ellos, si yo llegué antes?”, “¡Que se esperen, como todos!”, etc.

Me quedé sorprendida ¿no ven que todos ganamos si ellos empiezan a pasar? La fila se aligera y para cuando estén listas las demás casillas, ellos ya habrán pasado y nosotros podremos ir a lo nuestro más rápido ¡Es un ganar – ganar! ¿Por qué nos encanta jugar al perder – perder? No sé a ustedes, pero a mí de duele ver que actuamos así.

Somos tan solidarios para unas cosas y estamos tan ensimismados para otras.

 

¿Por qué no podemos disfrutar del éxito ajeno y que de hecho, eso nos impulse para buscar el nuestro? ¿Por qué bajar al que se atreve a soñar? ¿Por qué no podemos brillar todos? ¡Imagínense qué lindo!

 

En estos días he podido ver que soy valiosa por quién soy, pero más importante, lo que podido sentir –a momentos-. Soy mucho más de lo que hago, soy mucho más que mis estudios –que me dan seguridad y a veces, me agarro de ellos-. Soy mucho más que lo que alcanzo a ver de mi. Soy todas mis versiones y ninguna de ellas, al mismo tiempo.

Hoy empiezo a ver que muchas veces no me arriesgo por miedo a lastimar a alguien, por miedo a defraudar a mi familia, a mis amigos, a la gente que me sigue y confía en mi. También hoy empiezo a ver, que con todo y miedo a la crítica, estoy lista para hacer cosas distintas y dar pasos para los que me he preparado desde hace mucho; no sé si saldrán como quiero, pero si sé que no me voy a quedar con la duda.

Pocas cosas me molestan tanto como el: Qué hubiera pasado si… le digo que me gusta / pido un favor / digo lo que creo y/o siento / me atrevo a ser yo.

 

La semana pasada fui a un taller con Simona Cella, de la cual me declaro admiradora y con la que he tenido el placer de coincidir y crear una relación de admiración y cariño mutuo. Al final del curso, nos puso un video de India Arie cantando “I am light”… que para mí, terminó de hacer click con todo lo que vengo trabajando y acomodando en mi vida.

 

Cada que la escucho lloro como puerco atorado, simplemente me conecta con algo en mí, que me recuerda que soy mucho más que mi historia, mis errores y mis aciertos. Hoy empiezo a celebrar quién soy y lo orgullosa que estoy de mí, de mi historia… de mis amores y desamores, de la familia que tengo, los amigos que la vida me ha ido regalando y para los que no tengo más que palabras de agradecimiento.

 

Hoy me siento agradecida y lista para lo que la vida me tenga deparado. Hoy confío un poco más en la vida, ahí voy, paso a pasito, encontrando mi ritmo e intentando respetarlo.

 

¡Gracias a todas las personas (familia, amigos, pacientes, conocidos y desconocidos) que han estado al pendiente de mí, que me han apoyado en este proceso, que no me han dejado –aún cuando yo los he empujado-, que me quieren por quién soy y me lo hacen saber día con día! Mi columna va mucho mejor y mi crisis existencial… ¡también!

 

“I am light” India Arie

 

 

 

La manzana sanadora NovamMon, 11 Nov 2013 10:41:21 +00003142013 20, 2009

Duele verte México. Me duele ver a tu gente tan ávida de justicia, tan harta de todo lo que estamos viviendo y al mismo tiempo, sin medios para demostrarlo de maneras eficientes -que nos lleguen a todos-.
Mi Mexico, ese de las 1000 subculturas, ese lleno de matices y contrastes. Yo creo en el esfuerzo y el trabajo diario, pero hay quienes ni partiéndose el lomo tendrán acceso a una educación que valga la pena, a un préstamo para empezar su propio negocio o las herramientas emocionales para hacerse cargo de quiénes son y dejar de echar culpas.
Si tenemos el país que tenemos, es porque así lo hemos decidido. Tenemos -tristemente- el gobierno que nos merecemos.
Un país tan cínico y lleno de corrupción es difícil que salga adelante. Tan lleno de dolor, frustración e impotencia. Apático y sin ganas de nada. Siempre preocupados por mantener lo que tenemos, sin importarnos nadie más.
México, el país de los compadres y las relaciones. México el país del mañana.
Amo tu alegría, hasta que se convierte en vale madrismo. Somos un país que se reinventa cada seis años, el país del hoy. Mañana: “Dios proveerá”. Duele ver como nos quejamos y no hacemos nada por remediar el origen de nuestras dolencias.
Creo, en honor a uno de mis alumnos -que así la bautizó-, en la teoría de la manzana sanadora y soñadora. Esa manzana que no se deja pudrir, aunque esté rodeada de iguales putrefactas. Una manzana que -de hecho- contagia salud, que reconstruye tejidos y limpia heridas.
Si tan sólo fuéramos capaces de conectarnos unos con otros, de recordar eso que nos hace humanos.
Yo creo en lo que hago y creo en mi país. Oportunidades para irme en búsqueda de “mejores oportunidades” siempre he tenido y creo que siempre estarán ahí, pero creo en mi México. Amo mi país y todos los días lo elijo como mío; todos los días decido hacer lo mejor que puedo por mi y por la gente.
Trabajo con dos hombres increíbles con los que creé una empresa de desarrollo humano. Nosotros, creemos en hacernos responsables de quienes somos; necesitamos entender que culpar a los demás por mis múltiples y variados problemas, no soluciona nada. Necesitamos tomar acción, empezando por nosotros, haciéndonos cargo de nosotros -eso incluye pedir ayuda-, cuando la necesitamos. Somos más los que sí queremos un México -y un mundo- diferente. Hagámoslo posible.
manzana sanadora