Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Saquen el látigo! OctamSat, 31 Oct 2009 01:03:48 +00003032009 20, 2009

No sé si es el día, el clima, la época, si soy yo o si es todo junto. No sé, pero hoy he andado especialmente melancólica y un poco triste.

 

Probablemente sea porque este mes no tuve ninguna entrada de dinero, fuera de la cantidad con la que –amablemente- me ayudaron mis papás. Ya casi se termina octubre –gracias a Dios- y estoy hasta el cuello, pensando cómo le voy a hacer el próximo mes.

Ojalá tenga algún tipo de entrada, estoy en la búsqueda, pero no ha salido nada.

 

Tal vez –también- tenga que ver que es viernes en la noche y estoy sola, en mi casa, con mi perro y mi melancolía sentados a lado de mí… observándome y viendo cómo me latigo sin ayuda de nadie.

El autorreproche y la exigencia vienen de adentro, seguramente aprendida, pero ahora hecha mía – es mi verdugo personal-. Me acompañan a donde quiera que voy, es raro que se despeguen de mí; son contadas las ocasiones donde nos hemos logrado separar y las recuerdo perfectamente.

 

Me repongo unos momentos, pero en cuanto veo el cuadernito donde tengo anotadas las cuentas del próximo mes, siento que se me cae el mundo a pedazos. Me pongo mal, la ansiedad me empieza a invadir y no puedo pensar claramente; en lo único que puedo pensar… no puedo pensar. Es como si mi mente se pusiera en blanco, aunque llena de frases sin sentido –apelmazadas una sobre otra-, no alcanzo a distinguir ninguna en particular.

 

Tengo dolor de cabeza, pero esta vez únicamente me duele la base del cráneo y un poco el lado derecho… me molestan la luz y los ruidos. Siento un zumbido en lo oídos, no sé cómo aplacarlo.

 

Hace calor, pero no puedo abrir la ventana porque está lloviendo y se mete el agua, así que me tendré que aguantar. No paro de sudar.

 

Estoy de quejumbrosa y me molesta estar así, pero al final, también es parte de quién soy.

Anuncios
 

Pía… y los círculos viciosos. OctpmFri, 30 Oct 2009 20:22:01 +00003022009 20, 2009

A veces, quisiera no sentir lo que siente por ese alguien que no le corresponde, cuando menos no como a ella le gustaría. Quisiera sentirse contenta de verlo contento… compartir su alegría, pero ella bien sabe que no es así.

 

Otras veces, quisiera gritarle a los 4 vientos cómo se siente… gritárselo a él, decirle cómo lo ve… pero no puede. No puede perder lo que sí tiene… una linda amistad.

 

Hay días –como hoy- en los que se pregunta si podrá seguir así… viéndolo, conociéndolo cada día un poco más, compartiéndole un pedacito de ella cada que están juntos; despertando y alentando sentimientos en ella que no la van a llevar a ningún lugar… por lo menos no al que ella quiere.

 

Se emociona cuando alguien los confunde con una pareja y aunque se hace la desentendida, por dentro sonríe y brinca de felicidad por pensar que pudiera ser cierto –algún día-. No pierde la esperanza de que él en algún momento voltee y la mire… que se de cuenta que es con ella con quien quiere estar, pero –hasta el momento- únicamente sucede en su mente de fantasía.

 

Se enoja, se desespera y dice una y otra vez que cortará por lo sano –ahora que puede-, pero bien sabe que es demasiado tarde para esto. Se siente adentro, metida hasta las narices y la verdad es que no se quiere salir… quiere seguir ahí, como su amiga, porque es el único rol que puede tener –por ahora- en su vida.

 

Se recrimina una y mil veces por qué se puso ahí… cómo fue que nuevamente terminó en ese lugar… ese lugar que tanto le molesta, pero que al mismo tiempo le queda cómodo. Por alguna extraña razón –que todavía desconoce- sus relaciones tienen un ciclo más o menos así:

 

1.- Chico conoce Chica

2.- Chico y Chica salen y parece que todo va viento en popa

3.- Chico de pronto sin más ni más – cuando Chica cree que van de maravilla-  da un paso atrás  y la sorprende con alguna de estas opciones:

          a) está casado

          b) tiene una ex – mujer (ex – novia) de pesadilla

          c) tiene un hijo y no está emocionalmente disponible

          d) se hace novio de alguien más

4.- Chica para este momento, ya está enamorada y decide quedarse a pesar de todo. Se hace su amiga

5.- Chico y Chica tienen una linda amistad. Se ven seguido, se vuelven confidentes, son muy cercanos el uno del otro.

6.- En algún punto de la amistad, sin planearlo del todo, Chico y Chica se olvidan del límite físico –existente en todas las amistades- y juntan sus cuerpos.

7.- Chica pasa de categoría de “mejor amiga” a “amiguita”.

8.- Chica sufre desconsoladamente porque no le dan el lugar que ella cree que tiene, el de “novia”. No se quita, porque si de aguantar se trata… ella es MUY aguantadora. Sufre y aguanta, a veces muy paciente y otras no tanto. Chica –abnegada y amorosamente- espera el momento en que Chico se de cuenta que la ama de verdad.

9.- Chico se harta de que Chica le exija cosas.

10.- Chica sigue sufriendo, pero se harta de esperar a Chico. Se da cuenta que ha cometido un error y que Chico nunca le va a dar el lugar que ella quiere.

11.- Chico y Chica se dejan.

 

 

Pía dice que está harta de esta situación y aunque la vida –ayudada por ella- la puso de nuevo en un lugar  parecido, esta vez quiere hacer algo diferente.

 

En esta ocasión está intentando –sinceramente- ser sólo su amiga, hasta ha salido con otros chicos. Intenta guardar una distancia física y emocional y aunque, por supuesto, hay veces en que se emociona de más, vuelve a tomar su distancia.

 

Lo más importante de todo, es que esta vez ella no ha tomado –ni pretende hacerlo- iniciativa alguna; respeta los tiempos y los límites de él, así como los suyos, tratando de encontrar un punto medio donde los dos se sientan cómodos.  Así es que, sólo la vida sabe qué pasará, pero esta vez, cuando menos, se lo está tomando con calma y disfrutando –casi siempre- el proceso de tener un nuevo amigo –y nada más-.

 

En resumen OctamWed, 28 Oct 2009 09:57:40 +00003002009 20, 2009

No sé ni por dónde empezar… antes que nada, una disculpa porque los he tenido muy abandonados –mis queridos y asiduos lectores-. Si sirve de algo, todos los días he tenido muy presente el blog y todo lo que me gustaría contarles, pero por una cosa u otra, no lo he podido hacer.

 

Han sido semanas complicadas. Primero, hace dos semanas fue mi examen de conocimientos para obtener mi grado de maestría. Estuve muy estresada, pero finalmente presenté y me fue bien… ya soy toda una ¡maestra del sexo! La ceremonia todavía no me dicen qué onda, en teoría se llevará a cabo a finales de noviembre, ya les contaré.

 

Mis últimos tres fines de semana han estado muy llenos de cosas que hacer… tuve “supervisión” dos domingos seguidos de Constelaciones –lo que estudio actualmente, ya les había platicado-. Estuvieron bastante fuertes, se me movieron muchas cosas y pues creo que todavía sigo acomodando una que otra.

Este fin de semana que acaba de pasar, di clases en la maestría de Sensibilización y Manejo de Grupos –de la que acabo de presentar examen-. Me pidieron que les ayudara a co-facilitar (o lo que es lo mismo, ser maestra adjunta) y pues me encantó la idea y ahí estoy. Es muy pesado, porque es viernes, sábado y domingo todo el día, pero vale la pena.

 

Durante el transcurso del viernes, me enteré de algo que me dio un poco de tristeza. Me dijeron que un proyecto en el que iba a participar, ya no se va a hacer y eso francamente me puso un poco mal, pero pues ni modo.

La vida sigue y ya vendrán nuevos y mejores proyectos. Si algo me quedó claro de esa experiencia, es que una vez más, no hay que estar seguros de nada porque como bien dicen por ahí… “del plato a la boca, se cae la sopa”. Ni hablar, insisto, ya vendrán nuevos proyectos.

 

Bueno, ayer finalmente después de casi un mes, pude ir a casa de mi nonna (abuela). La extrañaba muchísimo, generalmente la veo todos los domingos, pero pues ahora no me había sido posible ir a verla, hasta ayer. Comimos, fuimos al cine, platicamos horas. Karla, mi mejor amiga, fue conmigo y pues ahí anduvimos, muy entretenidas todo el día con la nonna.

 

En fin, creo que este es un resumen a grandes rasgos de lo último que ha pasado en mi vida. Sigo intentando educar a mi perro, sigo sin lograrlo, pero si me sirve de consuelo, cada vez nos queremos más.

 

Trataré de escribir más seguido, para irles contando el día a día.

 

El arte de educar OctpmMon, 19 Oct 2009 14:26:26 +00002912009 20, 2009

Tratando de no sucumbir ante el chantaje emocional de mi perro. Estoy acostada en mi cama y los gritos de “Torito” – así se llama – no cesan.

Tiene más de 20 minutos que lo encerré en el cuarto de lavado, que está tapizado de papel periódico, porque se hizo pipí y popó en la sala. Estoy tratando de seguir las instrucciones de una página que explica paso a paso cómo educar a tu perro, pero creo que él no entiende de razones y de control de esfínteres mejor ni hablamos.

 

Me lo acaban de regalar –la semana pasada-. Es un doberman pinscher miniatura, tiene dos meses apenas, pero ha sido difícil esto de tratar de educarlo.

No puedo evitar pensar en cómo seré como madre algún día que tenga hijos… si soy como con Torito, pobre de ellos. A ratos soy muy blandita y en ocasiones muy dura, me cuesta encontrar el punto medio.

 

Justo en este momento estoy luchando por no ir a abrirle la puerta del cuarto donde está, no ha parado de llorar y además –como ya me tomó la medida- llora con un sentimiento como si estuviera a dos de morir… se priva y no hay poder humano que lo tranquilice.

Apenas tenga dinero, lo llevaré a clases, porque esto no puede seguir así. Tenemos que aprender –los dos- a relacionarnos el uno con el otro.

Aunque bueno, fuera de la pelea por el control de esfínteres que traemos, es una belleza. Es un gran perro, nunca había tenido perros tan chiquitos, es una ratita que ladra. Además, es súper cariñoso, tierno y juguetón.

A pesar que tenemos poquito de convivir, estoy segura que lo vamos a lograr y de la mejor manera.

 

Dios, parece una guacamaya… ¡pega unos gritos que te mueres! Parece que lo estuvieran moliendo a palos. Me pregunto ¿será que funcione la técnica del encierro? Probaré una semana, sino hay ningún tipo de mejoría, dejaremos este martirio a un lado e intentaremos una técnica nueva de entrenamiento para que aprenda a controlar sus esfínteres.

 

En fin, ya les contaré cómo vamos Torito y yo… espero que la próxima vez, sean noticias más alentadoras y esperanzadoras.

 

qué bonito es lo bonito OctamMon, 12 Oct 2009 02:11:51 +00002842009 20, 2009

Por primera vez no fue ella quien dio el paso, esperó –haciendo uso de toda su paciencia- que fuera él quien se acercara.

Ahí estuvo, presente, pero intentando dejar espacio. No tomar la iniciativa es algo difícil para ella, siempre ha sido la parte activa –muy activa- de sus relaciones y en esta ocasión decidió hacer algo diferente.

 

No sabe –ni le importa- en qué va a acabar, sólo sabe que le gusta lo que ha pasado hasta ahora… como dicen los gringos: “so far, so good”.

Es la primera vez que no tiene expectativas acerca de lo que puede ocurrir, de hecho está tranquila –extrañamente tranquila- con respecto a lo que está empezando.

 

Tal vez no se concrete nada, pero tampoco le quita el sueño –cuando menos no por el momento-. Es extraño, a pesar de que ya lo había visto antes, nunca pensó que fuera a pasar algo con él. Es una sensación nueva, pero le gusta.

 

Todo ha sido relativamente rápido; hasta hace unas semanas, jamás le hubiera cruzado por la mente, pero de dos semanas para acá algo cambió. Quizá tenga que ver con que en su vida todo cambia rápidamente y lo que ayer le parecía una locura, hoy adquiere sentido.

 

Rara vez se da permiso de sentir su locura y darle rienda suelta… hoy decidió hacerlo y ver qué pasa… lo peor que puede pasar es que regrese a terreno conocido.

 

De cualquier forma, está contenta. El simple hecho de atreverse a hacer algo distinto a lo que siempre hace, ya es un avance… el tiempo dirá, pero ella decidirá.

 

El bonito trámite OctamFri, 09 Oct 2009 11:33:46 +00002812009 20, 2009

Estoy regresando de recoger las fotos que tengo que entregar para mi trámite de titulación de la maestría. Dicho sea de paso, ¿alguien saber para qué piden tantas fotos? O sea, tengo que entregar ¡30 fotos! (12 tamaño infantil, 12 tamaño credencial óvalo y 6 tamaño título). Nada más no entiendo el para qué.

 

El próximo sábado es mi examen de titulación, estoy muy nerviosa. En teoría no debería tener ningún problema con él; estudié toda la maestría, siempre salí bien. Digo, no están ustedes para saberlo, pero soy algo ñoña y por lo tanto, estoy confiando en que mi ñoñez dará frutos la próxima semana.

 

Estos trámites burocráticos son terribles, o sea no te piden el acta de matrimonio –o divorcio, según sea el caso- de tus papás porque Dios es muy grande.

CURP, cédula profesional, título de licenciatura, certificado de terminación de estudios de la licenciatura, acta de nacimiento, curriculum (¿?) y las benditas 30 fotografías. Todo esto –claro está- con sus respectivas 3 copias.

 

A mí que me disculpen, pero no tiene lógica que me pidan título, cédula y certificado de terminación de estudios de la licenciatura… ¿es que acaso no confían en lo que ellos mismos expidieron años atrás? Ellos me dieron esos documentos cuando terminé la carrera. Con la cédula debería ser más que suficiente ¿no? Es el colmo que la propia institución no confíe en lo que ella misma certifica. De la cultura del reciclaje, ya mejor ni hablamos… copias, copias y más copias ¿qué harán con ellas?

 

En fin, de cualquier forma, tengo todo. Esto es simplemente una bonita queja por el mega trámite burocrático que tengo que hacer, porque del tiempo de revisión de documentos y de expedición del nuevo título y cédula, ni qué decir.

 

Bueno, como sea, lo importante es que ya terminé, me falta el último pasito. Próxima semana, la historia llega a su fin. Termino un ciclo importante en mi vida y empiezo otro; espero que todo salga según lo planeado. ¡Deséenme mucha suerte!

 

Departamento de quejas OctpmMon, 05 Oct 2009 22:59:22 +00002772009 20, 2009

Hoy es día de quejas… antes que todo y que nada: ¡maldito calor! O sea, estamos en la antesala del infierno ¿o qué?

Creo que lo peor de vivir en esta ciudad, es que no está preparada para el calor; por lo menos mi departamento, no. O sea, le pega el sol TODO el día, no tiene ductos para aire acondicionado y como no se puede alterar la fachada, no hay nada que hacer… excepto morir de calor.

 

Bueno, después de sacar mi rabia asesina contra la ola de calor que está afectando al distrito federal, podré proseguir con mi segunda y más importante queja.

¿Alguien ya fue a ver “secretos de familia”? Es la nueva película de Paco del Toro, ahora en cartelera. Sino han ido, ahórrense la lana, el tiempo y la pena de ir a verla. No me salí de la película porque tenía la esperanza que en algún momento se reivindicara, pero nunca lo hizo, terminó peor de lo que empezó –eso hasta podría plantearse como un reto-.

 

La película plantea una visión del abuso sexual infantil, sin duda tema escabroso y complicado y por lo mismo, difícil de abordar. En mi muy particular punto de vista, creo que lo hizo muy mal, probablemente sea un buen intento y no dudo del entusiasmo del director por “poner su granito de arena”, pero creo que en lugar de ayudar, perjudica.

 

La historia es la siguiente y adjunto la sinopsis tal cual: “Paulinita es una niña rica que aparentemente tiene todo, pero le falta lo principal… el amor de sus padres. Un día llega de España el tío Manuel, quien fue abusado por su padre cuando era niño, y ahora él repetirá la misma historia con Paulinita. Ella guardará esos desagradables recuerdos, los cuales regresarán en algún momento, lo cual la llevará a varios intentos de suicidio”.

Los recuerdos regresan cuando la hija de “Paulinita” tiene la misma edad que cuando su tío abusaba sexualmente de ella; a partir de ahí se desata toda la historia en secuencias de flash backs, bastante mal hechos. Pero, punto y aparte de lo malas que puedan ser las actuaciones y de la producción y dirección como de novela del canal de las estrellas; el tratamiento de la problemática es terrible porque:

1. A la protagonista la salva el amor a Dios. No tengo nada en contra de las creencias religiosas, pero sí cuando se trata de abuso sexual infantil; creo que el amor a Dios no te salva ni te quita los “traumas” que esta te pudo haber dejado. Para mi gusto es demasiado moralina y evangelizadora y si estás abordando un tema tan complicado, sería mejor no meterse en terrenos religiosos.

2. La tal “Paulinita” nunca denuncia, bueno al final, pero ni siquiera le dan algún tipo de peso o importancia al asunto, porque ella perdona a su agresor y decide no hacer nada contra él. (en la vida real este tipo de personas siguen abusando de más niños, el que uno los perdone, no evita que sigan haciendo daño a otros niños. Sólo por eso, hay que denunciar y hacer algo al respecto. Nada tiene que ver con perdonar o dejar de perdonar; es mera conciencia y responsabilidad social).

3. En otra historia que se entrelaza, un señor “poderoso y con mucho dinero” abusa de niños y niñas de bajos recursos. Una de ellas se lo cuenta a su mamá y lo denuncia. Al tipo lo detienen, pero luego “usa sus influencias” y sale libre sin el menor de los castigos. O sea ¿qué clase de mensaje es ese? Si quieres denuncia, pero si eres pobre y jodido, seguro no pasa nada, así que da lo mismo.

 

En fin, me podría seguir y seguir y seguir, pero no le veo el caso. El abuso sexual infantil, la violencia y la desigualdad de género, son una problemática social, no se quitan con alabanzas ni creencias religiosas. Se necesita educación, información y formación en todos los niveles. Es un problema de fondo y como tal habría que tratarlo.

 

Si me atrevo a criticar y hablar de este tema, es porque me toca a nivel personal y profesional. He trabajado con mujeres violentadas, con niños abusados y no me gustó el tratamiento que se le dio al tema. Insisto, no dudo de las buenas intenciones del director, pero como bien decía Dante Alighieri “de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno”.