Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

¿Depilarse o no depilarse? He ahí la cuestión… MaypmMon, 03 May 2010 15:07:48 +00001222010 20, 2009

Constantemente me preguntan –y me pregunto-, Qué es mejor… un pubis completamente rasurado o uno con los vellitos que la naturaleza –sabiamente supongo- puso ahí.

Y es que, es tanto el bombardeo de imágenes y estereotipos con los cuales debemos cumplir, que ahora hasta deciden que debemos regresar a ser niñas de 8 años… ¡porque eso es sexy! Sino tienes la depilación brasileña, no estás en onda. Ahora resulta que parecer y ser toda una mujer, con todo lo que esto conlleva, no está de moda y como no está de moda… habrá que depilarse, sufrir la picazón e irritación de encajar con el patrón que las estrellas porno pusieron de moda y no tengo nada en contra de las mujeres que se dedican a la pornografía… sino con tener que encajar a fuerza en un modelo predeterminado por quién sabe quien.

Como se podrán dar cuenta, yo –evidentemente- no comparto el punto de vista que una vulva depilada es mejor que una que no lo está. Creo que es un símbolo de ser mujer… de haber alcanzado una cierta madurez –lo que sea que eso signifique-; me parece que nos da presencia como mujeres sexuales; adultas.  En fin, todo esto, porque me topé con un texto de Rodrigo Maya Blandón y ¡me encantó! Me reí muchísimo y se los quiero compartir.

Espero lo disfruten tanto como yo…

 

DEFENSORES DEL MONTE DE VENUS.

Un coño afeitado es como una ostra:
insípido y horrible

Henry Miller, Trópico de Cáncer

Centenares de hectáreas de monte de Venus son inmisericordemente taladas cada día por millones de féminas que, armadas de terribles prestobárbaras, convierten en desierto ese oscuro objeto del deseo que el poeta Rafael Montesinos describe como “… esa ensortijada gracia oscura/ cárcel de luz, recóndita angostura”.

Esta práctica aberrante, que atenta contra la estética, el erotismo y la sensualidad, nos ha llevado a un grupo de varones a constituir una organización no gubernamental (ONG) que hemos denominado “Defensores del Monte de Venus”, cuyo objetivo fundamental es evitar la tala despiadada de esa zona que el rey Salomón en su libro bíblico El cantar de los cantares, capítulo 8, versículo 14, define metafóricamente así: “Corre, amado mío, corre como un venado, sobre los montes llenos de aromas. Tu ombligo es un ánfora donde no faltan vinos aromáticos. Tu vientre, un haz de trigo rodeado de azucenas”.

Estos hermosos cantos del rey Salomón no tendrían hoy fuente de inspiración. El panorama actual es aterrador. Las prestobárbaras han convertido el monte de Venus, inspiración de poetas y cantores, en desérticas dunas. Esa zona que a mediados del siglo XX inspiró al poeta uruguayo Ángel Facal para decir: “… y tu vientre es una ofrenda/ de los más dulces venenos,/ donde florece la felpa/ en un triángulo perfecto”, ha perdido su encanto y apenas los Defensores del Monte de Venus estamos encontrando las causas.

Hemos descubierto que esta práctica empezó tímidamente con el acortamiento del bikini. El monte de Venus le fue cediendo espacio a la prenda invasora y las mujeres fueron reduciendo el tamaño del geométrico espacio del armiño. Matemáticamente la ecuación se fue configurando: a menor tamaño del bikini, menor tamaño del área sembrada del monte de Venus. Hasta ahí, la cosa era aceptable. Pero un día, por reducción al absurdo, el bikini se convirtió en tanga y entonces el espacio para el peluche en el monte de Venus se redujo a cero, con las tenebrosas consecuencias para la estética del cuerpo femenino desnudo, del erotismo y de la sensualidad.

Un monte de Venus talado comienza a sufrir una metamorfosis que todos los días atenta contra la estética y el erotismo. El primer día de la tala su apariencia es rosada y podríamos decir, con mediana ternura, que es como el “cachetito del Niño Jesús”. Los Defensores del Monte de Venus las hemos clasificado como Cucas Barbies, por plásticas e insípidas. Tres días después de la catástrofe ecológica, el “haz de trigo rodeado de azucenas” del rey Salomón adquiere la apariencia de un cachete de trompetista sin afeitar, con el agravante de que los folículos de los vellos están enrojecidos como volcanes a punto de eructar. Este aspecto las ubica en la categoría Cuca Galeras. Su color rojizo no provoca ni la vista ni el roce de la mano. Al quinto día, la cúpula de estos volcanes se ha tornado blanca y las clasificamos como Cuca Nevado. Su apariencia gélida inhibe el beso tibio. De ahí en adelante va configurándose la que denominamos Cuca Erizo, porque sus púas convierten cualquier tipo de acceso carnal en una sesión de tortura. Hacerle el amor a una mujer en esta etapa es como fornicar en el catre de un fakir.

La sensualidad, que es la manera más rápida, efectiva y agradable de encontrar la felicidad, ha recibido un rudo golpe de parte de las “Taladoras del Monte de Venus”. Para el sentido de la vista, este triángulo equilátero ha perdido su encanto y los voyeristas están a punto de la sublevación. El sentido del gusto no soporta el disgusto de una Cuca Barbie, al del olfato le cambiaron los “montes llenos de aromas” por dunas desoladas y el noble sentido del tacto ha perdido su vellocino de oro, su vértice de visón, y ahora sólo cuenta con un desfiladero de espinas y de púas, al que cualquier carnicero de Titiribí compararía con una banda de tocino. Un monte de Venus acometido por el viento es música de hadas para el sentido del oído. A monte de Venus talado, oídos sordos.

Ante esta situación insostenible, los Defensores del Monte de Venus hemos iniciado una cruzada mundial contra esta práctica aberrante. El primer paso será de persuasión. Pero si fracasamos, vendrán terribles castigos para las taladoras. En adelante, la tala del monte de Venus será causal de divorcio, de rompimiento de noviazgo, de no pago en prostíbulos, de exclusión del portafolio de chicas prepago y de expulsión del reinado de Cartagena. Finalmente, la que persista en esta antiestética práctica será condenada a la del Desprecio, que es aquella que ejecuta el verdugo con la lengua del zapato.

 

Y a fin de cuentas ¿ustedes cómo la prefieren… depilada o sin depilar?

P.D. Si quieren la referencia exacta del texto, den click aquí.

Anuncios