Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

La manzana sanadora NovamMon, 11 Nov 2013 10:41:21 +00003142013 20, 2009

Duele verte México. Me duele ver a tu gente tan ávida de justicia, tan harta de todo lo que estamos viviendo y al mismo tiempo, sin medios para demostrarlo de maneras eficientes -que nos lleguen a todos-.
Mi Mexico, ese de las 1000 subculturas, ese lleno de matices y contrastes. Yo creo en el esfuerzo y el trabajo diario, pero hay quienes ni partiéndose el lomo tendrán acceso a una educación que valga la pena, a un préstamo para empezar su propio negocio o las herramientas emocionales para hacerse cargo de quiénes son y dejar de echar culpas.
Si tenemos el país que tenemos, es porque así lo hemos decidido. Tenemos -tristemente- el gobierno que nos merecemos.
Un país tan cínico y lleno de corrupción es difícil que salga adelante. Tan lleno de dolor, frustración e impotencia. Apático y sin ganas de nada. Siempre preocupados por mantener lo que tenemos, sin importarnos nadie más.
México, el país de los compadres y las relaciones. México el país del mañana.
Amo tu alegría, hasta que se convierte en vale madrismo. Somos un país que se reinventa cada seis años, el país del hoy. Mañana: “Dios proveerá”. Duele ver como nos quejamos y no hacemos nada por remediar el origen de nuestras dolencias.
Creo, en honor a uno de mis alumnos -que así la bautizó-, en la teoría de la manzana sanadora y soñadora. Esa manzana que no se deja pudrir, aunque esté rodeada de iguales putrefactas. Una manzana que -de hecho- contagia salud, que reconstruye tejidos y limpia heridas.
Si tan sólo fuéramos capaces de conectarnos unos con otros, de recordar eso que nos hace humanos.
Yo creo en lo que hago y creo en mi país. Oportunidades para irme en búsqueda de “mejores oportunidades” siempre he tenido y creo que siempre estarán ahí, pero creo en mi México. Amo mi país y todos los días lo elijo como mío; todos los días decido hacer lo mejor que puedo por mi y por la gente.
Trabajo con dos hombres increíbles con los que creé una empresa de desarrollo humano. Nosotros, creemos en hacernos responsables de quienes somos; necesitamos entender que culpar a los demás por mis múltiples y variados problemas, no soluciona nada. Necesitamos tomar acción, empezando por nosotros, haciéndonos cargo de nosotros -eso incluye pedir ayuda-, cuando la necesitamos. Somos más los que sí queremos un México -y un mundo- diferente. Hagámoslo posible.
manzana sanadora
Anuncios
 

Duele verte SeppmThu, 13 Sep 2012 18:34:48 +00002562012 20, 2009

Me duele verte desperdiciar tu vida como si fuera cualquier cosa, como si realmente no supieras el valor que tiene. El valor que tienes para el mundo, para nosotros, la gente que te queremos.

Me duele sentirte cada día más hundido en tu propia basura emocional, con la cabeza metida en el culo. Me duele sentir que lo sabes y que no tengas el valor para hacer algo al respecto, que tu miedo te paralice a niveles insospechados.

Me duele que tu lugar “seguro” sea tan obscuro y solitario; tan triste, tan lleno de dolor y de soledad. Siempre aparentando ser lo que no eres, con miedo de mostrarte por miedo a que te corten la cabeza.

Me duele ver cómo dejas ir a la gente de tu vida; a la gente que realmente te ama y está dispuesta a estar contigo en las buenas y en las malas; que te acepta incondicionalmente y que está ahí para acompañarte en ese viaje a tu propio infierno. Un viaje doloroso, pero en tu caso, necesario y urgente.

Me duele que te conformes con un amor que no es para ti, que ni siquiera sabría si llamarlo amor. Hay una mujer maravillosa para ti –estoy segura-, si estás dispuesto a tomar cartas en el asunto y dar el salto al abismo de la vulnerabilidad y la incertidumbre. Duele ver cómo te apagas cuando estás con ella, sabiendo que no es para ti… no hay que ser un genio para saber que esa relación no va a ningún lado, no te llena en lo más mínimo, no mueve nada adentro de ti, no despierta media chispa de pasión. Duele verte caminando entre los vivos, sabiendo que queda poco de eso en ti.

Sí, yo estoy contigo, hasta el final –si me preguntas ahorita-. Diría un amigo: “Estoy contigo por esos 5 minutos al año en los que me muestras al verdadero hombre que eres. Por esos 5 minutos en los que realmente me puedo conectar contigo y sentirte. Esos 5 minutos hacen que valga la pena la espera”.

Duele verte no pedir ayuda y sentir que todo lo que podría hacer por ti no sirve de nada, porque tú no quieres. Me duele tu dolor, pero me duele más tu apatía sabiendo el extraordinario ser humano que eres y lo mucho que tienes para ofrecernos.

Todos se quejan de ti, todos los que tienen el valor de decir lo que creen y lo que ven. Nadie te lo dice. Yo, te lo digo veladamente, tengo miedo de perderte. Siento que si te confrontara crudamente, te perdería para siempre. Tengo miedo de dejarte solo y sentir que –tal vez- no lo intenté lo suficiente; que –tal vez- debí haber aguantado más; que –tal vez- sólo necesitabas un pequeño empujón más…

La vida duele, pero vale la pena intentarlo. No importa si vives o mueres ó si pretender hacer como que vives, yo aquí estoy para apoyarte y escucharte. Confío en que en algún momento te darás cuenta y decidirás hacer algo al respecto… la esperanza, es lo último que se pierde y yo, estoy llena de esperanza.

 

aprendiendo de límites FebpmThu, 10 Feb 2011 20:45:25 +0000402011 20, 2009

Sacando viejos escritos del tintero…

 

Qué triste es cuando las relaciones, de cualquier tipo, se terminan por un error; sobre todo cuando son de tantos años, tan llenas de historias y de amor.

Es curioso cómo la vida a ratos pareciera que nos obliga a tomar decisiones que aparentemente no queremos, pero que al momento de tomarlas nos hacen sentir mejor.

Límites, ha sido una palabra que he venido escuchando desde hace un rato, que resuena en mi interior día a día, segundo a segundo… me mantiene alerta. No sé que sea peor, muchas veces me lo he preguntado, ¿darte cuenta? o vivir en la ignorancia de tus propios y limitantes patrones.

Hay días que creo que es mejor no saber, “hacerte de la vista gorda” –como dicen por ahí-… hay días que siento que eso te permite –cuando menos a mí- vivir más tranquila. Pero hay otros días, en los que creo que lo mejor es saber y darte cuenta dónde estás, para qué estás y desde dónde estás ahí.

La cosa con esto, es que inevitablemente cuando te das cuenta de algo importante y no te gusta, el paso lógico es cambiarlo; ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Cuando lo cambias –de la mejor manera que encuentras- todo cambia. La gente a tu alrededor cambia, habrá quien se reacomode y siga estando ahí contigo y habrá quien no y eso es muy triste.

Algo así es justo lo que me pasó. Cuando me di cuenta de un error –big mistake– que había cometido, ya era demasiado tarde, iba a traer consecuencias. Al principio no estuve dispuesta a pagar el precio de arreglarlo, pero llegó un punto en que ya no pude más y tristemente tuve que hacer algo al respecto.

De principio pensé que había salido bien, que después de todo no iba a ser tan catastrófico como lo había sospechado… tiempo después, todo se derrumbó.

Los precios de los errores siempre se pagan y en ocasiones son muy altos, pero creo que nunca tan altos como seguir ahí.

Lo único que me consuela es saber que esta vez, aunque el precio está siendo más alto de lo que me hubiera gustado, me quedó claro que – cuando menos-  ese error no lo vuelvo a cometer.

Hay juegos que no se juegan, porque siempre –en el mejor de los casos- alguien sale perdiendo. Hay juegos que se juegan solo, sin meter a terceros ni a cuartos ni a quintos… son batallas propias y hay que aprender a lucharlas solito.

En fin… ¿qué puedo decir? Estoy en aprendizaje constante.

 

de esos malos días

Filed under: escritos de ayer y hoy — Alessia Di Bari @ 8:18 PM
Tags: , , , , ,

Esto que viene a continuación… lo escribí hace un par de semanas.

Ayer, definitivamente no fue mi mejor día; fue uno de esos días donde todo te pasa. Amanecí tullida… el domingo en la tarde, regresando de Coyoacán, me bajé del coche y sentí clarito un tirón del lado derecho que hasta hoy, me tiene caminando como viejita.

Me paré en la mañana al baño y por ir medio dormida, me pegué en el pie derecho con una silla y fui a rebotar contra el marco de la puerta, para finalmente caer al piso. Ya no supe qué me dolió más;  el golpe o el dolor de la nalga/pierna. Traigo un moretón en el brazo derecho, fruto de mi caída.

Todo el día anduve chipilosa/achacosa… se me olvidó un poco al momento de tuitear, ahí como que recobré pila.

En la tarde noche, me empecé a sentir mal, un poco de náusea recorría mi ser; pero, como soy una mujer responsable y tenía junta, me armé de valor y tomé rumbo.

Cuando faltaban 15 minutos para la hora acordada de la reunión, me marcó uno de mis amigos para decirme que se cancelaba… se podrán imaginar mi enojo. Not cool.

Di vuelta en U y regresé a mi casa… me entró el sentimiento, lloré todo el regreso –y sigo sin saber por qué-, sólo así; me entró el sentimiento.

Arribé a mi hogar, de muy mal humor y más chipilosa… me encerré en mi cuarto e intenté dormir. Habré conseguido, cuando mucho, dos horas de sueño y me despertó la peor náusea de la historia. Corrí al baño y omitiré detalles, porque fue terrible y ustedes no merecen tan procaz descripción de lo ocurrido.

L a noche/madrugada se me fue en eso.  Entre tanta carrera al baño pensé: ¡Qué horrible debe ser tener incontinencia… ojalá que nunca tenga que pasar por eso!

Pasé la peor noche de este año y esperemos que la última.

Sólo podía pensar en lo mucho que me hace falta mi mamá, sobretodo en estos casos. No sé si cuando tienes hijos, al momento de parir te dan un manual de cómo hacer sentir bien a tu hijo(a) cuando este enferma… pero las mamás lo saben; sólo necesitan abrazarte y ¡listo!

La cosa es que ya soy niña grande, así que me esperé hasta que amaneciera… en el fondo de mi alma, sabía que no iba a morir.  Le marqué a mi mejor amigo/médico de cabecera y ya me recetó algo. Ahí voy, ya me siento mejor. Y pensé: este es un buen momento para regresar a escribir en este, mi abandonado blog.

 

 

Ni un día más! NovamWed, 18 Nov 2009 00:38:23 +00003212009 20, 2009

Filed under: escritos de ayer y hoy — Alessia Di Bari @ 12:38 AM
Tags: , , , , , , ,

¡No puedo con esto! Estoy harta, hasta la madre de los dobles mensajes en mi vida… seguramente empezando por los que yo me digo a mí misma.

 

A veces me gustaría no darme cuenta de nada… hacer como que nada pasa, que todo está increíble y que la gente que me rodea es la mejor que puede estar en mi vida… pero esto no es cierto. Es una mentira que me vendo porque así me conviene, porque la verdad es dolorosa y se siente en lo más profundo de las entrañas… ellas no se equivocan.

 

Sé que tengo que poner límites, alejarme de gente que ya  no aporta lo que necesito a mi vida… es triste, pero en ocasiones los caminos se separan y sería mejor irlo entendiendo. No me puedo aferrar a algo que no es.

 

Ya basta de dobles mensajes… del “te amo, pero no puedo estar contigo”, “eres mi mejor amiga, pero no te hablo”, “te veo las chichis, pero somos amigos”, “crece, pero no nos dejes”, “consigue trabajo, pero vente un mes de vacaciones con nosotros”, “no me importa lo que hagas, pero echarte mirada asesina sí decides hacerlo”… ¡basta!

 

Sí, seguramente yo también lo hago… eso es lo que aprendí y estoy en proceso de re-aprender una forma distinta de decir y de hacer las cosas. Soy especialista en decir una cosa y sentir otra… desde el típico “¿cómo estás?… bien! (con sonrisa fingida en los labios)” hasta el “no importa, yo te quiero y acepto lo que sea…siempre con sonrisa y ojo vidrioso (sintiendo por dentro que me desgarro y que OBVIO sí me importa y NO acepto lo que sea).

 

Qué mediocre tener que conformarse por miedo a estar sola, por “perder” a ese “alguien” que en realidad nunca ha estado ahí para ti… cuando menos no de la forma que tú quisieras. Ya estuvo bueno de relaciones mediocres, en la que por miedo a la reacción del otr@ nos quedamos callados, aguantando y creyendo que va a mejorar… noticia de último minuto: NO MEJORA, si acaso, empeora.

 

Suficiente ha sido tener que ser un lindo tapetito para algun@s… ¡no más! Hoy ya no estoy dispuesta a conservar ninguna de esas relaciones… ¿lo que me sirve de consuelo? Saber que son la minoría de mis relaciones, porque la mayoría son gente que amo con todo mi corazón y estoy segura que es recíproco. La mayoría son relaciones donde el dar y tomar está equilibrado y no estoy dispuesta a seguir “amando de más”.

 

Ni hablar, siento una profunda tristeza, pero todo tiene un límite y hoy… toqué el mío.

 

el topo

Sacando escritos que tenía en el tintero desde hace un tiempo y aunque el sentimiento ya no está vigente… igual y vale la pena que vean la luz.

 

El que busca encuentra… eso que ni qué. Hoy encontré algo que no debí –de principio- haber buscado, pero soy curiosa y me gusta darme de frente con las cosas.

Me siento un topo – ciego y torpe frente a la luz-; tal vez por eso necesito toparme con ella, estamparme de a tiro, para poderla sentir.

 

Siento que el estómago me tiembla, el cuerpo entero me hormiguea… me siento traicionada y por algo que yo incité y –evidentemente- se salió de mi control. Ahora tiene vida propia, secreta y obscura. Ya nada tengo que ver con el asunto, pero a alguien a quien le he confiado mi vida entera, sí. De verdad creí que su lealtad era conmigo, pero veo que juega en las dos canchas y no sé si estoy dispuesta a jugar ese juego. No estoy diciendo que esté mal, simplemente creo que yo no quiero estar ahí.

 

Desde mi perspectiva, ella no tendría nada que hacer ahí… ni siquiera es su amigo, estaba ahí por mi, para mí, porque yo se lo pedí –cuando menos eso creí-. Ahora ya no sé qué pensar, qué sentir, para donde jalar.

 

Me siento decepcionada, no sé si de ella, pero de mí seguro que sí. Espero que esta vez sí me sirva de lección para no volver a involucrar a ninguna de mis amigas en mi próxima relación, nada tienen que hacer ahí de intermediarias porque –sigo sin explicarme bien el por qué- las cosas se vuelven truculentas y turbias.

 

Tengo claro que en gran parte es mi responsabilidad y no sé cómo salirme del juego, porque no quiero renunciar a una amistad por una estupidez mía –que de alguna forma ella compartió conmigo-, pero ahora tampoco me siento cómoda. Tal vez no fui lo suficientemente clara al momento de explicarle mi situación con él y lo que esperaba de ella…simplemente le dije que ya no quería saber nada de él, ni si le hablaba ni si no le hablaba. Esas fueron mis palabras, pero creo que no fui nada clara porque para mi era obvio… o sea, si su lealtad es conmigo, ella ya no debería tener absolutamente nada que ver con él –mucho menos salir con él al café- ¿para qué? Para que se pitorreen de la risa de mí, para que le de por su lado o le platique algo de mi vida… seguramente me estoy dando más importancia de la que tengo (tal vez ni siquiera me mencionan), pero de igual forma, no veo por qué saldría con él. Antes de lo mío, ellos no eran amigos.

 

No sé, estoy confundida. La verdad es que no atino a pensar nada coherente en estos momentos. Me siento traicionada, es lo único que siento. Como si se estuvieran riendo de mí y si hay algo que no soporto, es sentir que me quieren ver la cara de pendeja.

No tengo la menor idea de si algo de lo que estoy diciendo sea real, o sea, la foto es real… todo lo demás no lo sé, pero mi imaginación ya hizo su parte. Ahí radica uno de los problemas principales de tener una ávida y desbordante imaginación.

 

Insisto, el que busca… encuentra. Ahora sólo me queda tratar de tranquilizarme, para tomar la mejor decisión.

 

La visitante incómoda AgopmFri, 28 Aug 2009 14:03:31 +00002392009 20, 2009

Echada en mi cama, con dolor de cintura, ovarios, reuma en la pierna derecha y demás fechorías que hace mi menstruación cuando llega.

 

No siempre me duele tanto ni me da tantas molestias, pero esta vez decidió vengarse por las pasadas que no había hecho ruido.

 

No puedo evitar preguntarme si tiene algo que ver con mi sexualidad… ¿Será acaso que hay algo de ella que todavía me duele y trata de darse a notar? ¿Será por no tener pareja y  me está afectando más de lo que me gustaría aceptar? O, será simplemente que en esta ocasión se hincharon de más –los ovarios- por los quistes y es algo meramente físico (que me cuesta trabajo creer porque creo que siempre hay algún tipo de conexión entre lo físico y lo emocional).

 

Pues será el sereno”, pero me duele y tengo ganas de estar en mi camita con algo caliente encima de la panza y si pudiera haber alguien consintiéndome, estaría todavía mejor. Tal vez sean sólo ganas de apapacho.

 

No sé ni por qué estoy hablando de esto, probablemente por las pastillas que me tomé hace unos momentos que me tienen toda atontada y que lo peor es que ni me terminan de noquear ni me quitan el dolor por completo.

 

Hagan sus apuestas… ¿Qué creen que llegue primero? ¿Quién vota por la noqueada? ¿Quién por la abolición del dolor?