Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Amor a primera vista NovamFri, 20 Nov 2009 03:08:27 +00003232009 20, 2009

¡Creo que me acabo de enamorar de Héctor Suárez Gomís! Estoy regresando de ver su obra “El Pelón en sus tiempo de cólera”… no se la pueden perder, de verdad vale la pena. Son prácticamente 2 horas de reír sin parar.

No bueno, de verdad sufrí de una infatuación súbita al verlo en escena… es guapo, carismático, sexy, talentoso… híjole ¿qué les puedo decir? ¡Váyanlo a ver! Punto y aparte de todo lo que ya dije de él ¡la obra es buena! ¿Qué más pueden pedir?

Es un repaso/crítica/burla/homenaje a todas las familias “disfuncionales”… empezando por la suya. Platica de cosas crudas y no tan lindas, pero como el tono no es precisamente solemne, te mueres de risa… lo cual no evita que uno se quede pensando en más de una de las frases que dice durante la puesta en escena.

Bueno, qué más les puedo decir… salí extasiada del teatro. Me hizo la noche… así que hoy –espero- soñaré con él.  Ahí luego escribo un cuentito si el sueño vale la pena, jajaja.

En fin, ahí les dejo el póster de su obra. Ojalá se hagan un huequito en la agenda para ir a verlo… no se van a arrepentir.

 

recordar es vivir NovamWed, 18 Nov 2009 01:39:42 +00003212009 20, 2009

Mientras actualizaba mi blog con escritos que tenía guardados en la memoria de mi compu y que por miedo o por el qué dirán, no había subido me topé con unos recuerdos increíbles.

 

Estaba buscando unos papeles que tengo que entregar mañana para unos trámites de flojera de los departamentos donde vivo y me encontré con la conversación de msn que tuve con una pareja –de la cual estuve muy enamorada- el día que nos dimos nuestro primer beso. ¿Lo pueden creer? Me hizo la tarde, claro que si él supiera que tengo esas conversaciones guardadas… ¡muere!

 

¿Qué puedo decir? Si hoy es noche de confesiones, tengo una que hacer. Guardaba todas las conversaciones con él, porque me gustaba leerlas una y otra vez, para sentir que no estaba alucinando barato y que en realidad sí quería conmigo. Compréndanme tenía 19 primaveras y estaba que cacheteaba las banquetas por él.

 

Aunque no terminamos bien, como –tristemente- todas mis relaciones. Cualquiera diría, así como lo escribí, que han sido un buen. En realidad sólo he tenido dos largas y conflictivas relaciones… pero no pierdo la esperanza ¡ya llegará el bueno!

 

Hoy, como podrán notar, ando MUY optimista y es que recibí una buena noticia. Hace un momentito recibí un correo con una excelente noticia; nada más y nada menos que para avisarme de un proyecto en el cual estoy contemplada y que pensé que ya no se llevaría a cabo… pues siempre sí y no tienen idea la emoción que me da.

 

Pero, regresando al tema de la conversación que me encontré, me reí muchísimo y recordé por qué me gustaba tanto… era muy divertido estar con él y creo que lo que más me gustaba eran –justo- las conversaciones que teníamos por msn. Ahora que lo recuerdo, creo que nuestra relación era 80% virtual –entiéndase vía msn- y el otro 20% presencial.

Estuve a dos de hacerme pipí de la risa mientras leía todo lo que escribí y bueno –evidentemente- lo que él me decía. Re-leyendo entiendo qué me tenía tan endiosada, la verdad es que me llevaba perfecto, me envolvía en un ambiente difícil de rechazar y yo, aunque me sentía la mamá de los pollitos, no era algo que pudiera manejar.

 

¡Qué divertido recordar las cosas lindas que sí hubieron! La verdad es que, ya en estos momentos, ni siquiera le guardo rencor, han pasado tantos años. Además sería un tanto naif de mi parte, creer que sólo él cometió errores y que yo fui una blanca paloma… yo también tengo cola que me pisen y mucha.

 

Como hoy estoy de muy buen humor, sólo tengo ganas de acordarme de lo lindo, de lo que me enamoró y los gratos recuerdos que todavía tengo. Así que, donde quiera que estés, te mando un beso y espero que tu vida sea tal cual la deseas –bueno, de verdad que traigo la mejor de las vibras… hasta bueno deseos…-.

 

En fin –bien dicen que recordar es vivir-  y para finalizar, en la misma tónica, les mando muchos besos, bendiciones, buenas vibras y demás cosas lindas que se le pueda desear al prójimo. Hasta la próxima.

 

Ni un día más!

Filed under: escritos de ayer y hoy — Alessia Di Bari @ 12:38 AM
Tags: , , , , , , ,

¡No puedo con esto! Estoy harta, hasta la madre de los dobles mensajes en mi vida… seguramente empezando por los que yo me digo a mí misma.

 

A veces me gustaría no darme cuenta de nada… hacer como que nada pasa, que todo está increíble y que la gente que me rodea es la mejor que puede estar en mi vida… pero esto no es cierto. Es una mentira que me vendo porque así me conviene, porque la verdad es dolorosa y se siente en lo más profundo de las entrañas… ellas no se equivocan.

 

Sé que tengo que poner límites, alejarme de gente que ya  no aporta lo que necesito a mi vida… es triste, pero en ocasiones los caminos se separan y sería mejor irlo entendiendo. No me puedo aferrar a algo que no es.

 

Ya basta de dobles mensajes… del “te amo, pero no puedo estar contigo”, “eres mi mejor amiga, pero no te hablo”, “te veo las chichis, pero somos amigos”, “crece, pero no nos dejes”, “consigue trabajo, pero vente un mes de vacaciones con nosotros”, “no me importa lo que hagas, pero echarte mirada asesina sí decides hacerlo”… ¡basta!

 

Sí, seguramente yo también lo hago… eso es lo que aprendí y estoy en proceso de re-aprender una forma distinta de decir y de hacer las cosas. Soy especialista en decir una cosa y sentir otra… desde el típico “¿cómo estás?… bien! (con sonrisa fingida en los labios)” hasta el “no importa, yo te quiero y acepto lo que sea…siempre con sonrisa y ojo vidrioso (sintiendo por dentro que me desgarro y que OBVIO sí me importa y NO acepto lo que sea).

 

Qué mediocre tener que conformarse por miedo a estar sola, por “perder” a ese “alguien” que en realidad nunca ha estado ahí para ti… cuando menos no de la forma que tú quisieras. Ya estuvo bueno de relaciones mediocres, en la que por miedo a la reacción del otr@ nos quedamos callados, aguantando y creyendo que va a mejorar… noticia de último minuto: NO MEJORA, si acaso, empeora.

 

Suficiente ha sido tener que ser un lindo tapetito para algun@s… ¡no más! Hoy ya no estoy dispuesta a conservar ninguna de esas relaciones… ¿lo que me sirve de consuelo? Saber que son la minoría de mis relaciones, porque la mayoría son gente que amo con todo mi corazón y estoy segura que es recíproco. La mayoría son relaciones donde el dar y tomar está equilibrado y no estoy dispuesta a seguir “amando de más”.

 

Ni hablar, siento una profunda tristeza, pero todo tiene un límite y hoy… toqué el mío.

 

el topo

Sacando escritos que tenía en el tintero desde hace un tiempo y aunque el sentimiento ya no está vigente… igual y vale la pena que vean la luz.

 

El que busca encuentra… eso que ni qué. Hoy encontré algo que no debí –de principio- haber buscado, pero soy curiosa y me gusta darme de frente con las cosas.

Me siento un topo – ciego y torpe frente a la luz-; tal vez por eso necesito toparme con ella, estamparme de a tiro, para poderla sentir.

 

Siento que el estómago me tiembla, el cuerpo entero me hormiguea… me siento traicionada y por algo que yo incité y –evidentemente- se salió de mi control. Ahora tiene vida propia, secreta y obscura. Ya nada tengo que ver con el asunto, pero a alguien a quien le he confiado mi vida entera, sí. De verdad creí que su lealtad era conmigo, pero veo que juega en las dos canchas y no sé si estoy dispuesta a jugar ese juego. No estoy diciendo que esté mal, simplemente creo que yo no quiero estar ahí.

 

Desde mi perspectiva, ella no tendría nada que hacer ahí… ni siquiera es su amigo, estaba ahí por mi, para mí, porque yo se lo pedí –cuando menos eso creí-. Ahora ya no sé qué pensar, qué sentir, para donde jalar.

 

Me siento decepcionada, no sé si de ella, pero de mí seguro que sí. Espero que esta vez sí me sirva de lección para no volver a involucrar a ninguna de mis amigas en mi próxima relación, nada tienen que hacer ahí de intermediarias porque –sigo sin explicarme bien el por qué- las cosas se vuelven truculentas y turbias.

 

Tengo claro que en gran parte es mi responsabilidad y no sé cómo salirme del juego, porque no quiero renunciar a una amistad por una estupidez mía –que de alguna forma ella compartió conmigo-, pero ahora tampoco me siento cómoda. Tal vez no fui lo suficientemente clara al momento de explicarle mi situación con él y lo que esperaba de ella…simplemente le dije que ya no quería saber nada de él, ni si le hablaba ni si no le hablaba. Esas fueron mis palabras, pero creo que no fui nada clara porque para mi era obvio… o sea, si su lealtad es conmigo, ella ya no debería tener absolutamente nada que ver con él –mucho menos salir con él al café- ¿para qué? Para que se pitorreen de la risa de mí, para que le de por su lado o le platique algo de mi vida… seguramente me estoy dando más importancia de la que tengo (tal vez ni siquiera me mencionan), pero de igual forma, no veo por qué saldría con él. Antes de lo mío, ellos no eran amigos.

 

No sé, estoy confundida. La verdad es que no atino a pensar nada coherente en estos momentos. Me siento traicionada, es lo único que siento. Como si se estuvieran riendo de mí y si hay algo que no soporto, es sentir que me quieren ver la cara de pendeja.

No tengo la menor idea de si algo de lo que estoy diciendo sea real, o sea, la foto es real… todo lo demás no lo sé, pero mi imaginación ya hizo su parte. Ahí radica uno de los problemas principales de tener una ávida y desbordante imaginación.

 

Insisto, el que busca… encuentra. Ahora sólo me queda tratar de tranquilizarme, para tomar la mejor decisión.

 

Decidir es renunciar

Filed under: Artículos — Alessia Di Bari @ 12:01 AM
Tags: , , , , , , , ,

Decidir es renunciar y por lo tanto siempre es algo difícil de hacer. Mientras decidía sobre qué escribir, me acordé de la polémica discusión que se armó ayer en Twitter acerca del aborto –tema escabroso y complicado-. Habían Twitts (comentarios) en contra y a favor; para variar, metí mi cuchara en el tema y claro está recibí todo tipo de respuestas.

 

Lo importante de todo esto, cuando menos lo importante para mí, es dejar claro que no estoy ni a favor ni en contra del aborto, pero sí creo que cada mujer debería poder decir si está bien o mal para ella; si funciona o no para ella.

Estoy a favor de la información y de las decisiones tomadas a conciencia.

 

Particularmente, es un tema que me toca profundamente, puesto que me ha tocado acompañar en este difícil proceso a más de una amiga en este tipo de decisiones –nada fáciles- que han cambiado y marcado sus vidas.

 

No quisiera estar en los zapatos de ninguna de ellas, nadie podemos saber qué pasa por sus mentes, por su cuerpo… sólo ellas. Existen todo tipo de situaciones por la cuales una mujer decide abortar, desde cuestiones económicas hasta cuestiones que van más allá de mi entendimiento, pero existen.

 

Lo que creo que pasa con el aborto es que es una realidad y eso no lo podemos cambiar, cuando menos no mágicamente. Existen muchísimos embarazos no deseados y muchas mujeres que seguirán abortando con o sin asistencia médica, sea legal o no. Es importante no querer tapar el sol con un dedo, las mujeres van a seguir abortando… podemos brindarles los medios y la información necesaria para que el evento sea lo menos traumático posible o podemos seguirnos haciendo de la vista gorda y hacer como que en México este tipo de situaciones no ocurren.

 

CONAPO afirma que “existe evidencia de un subregistro de la mortalidad materna y de una incorrecta asignación de ciertas causas de defunción, en particular del aborto”,1 y que ésta es la tercera causa de defunción materna en nuestro país.2

 

Por lo tanto,  más importante que estar a favor o en contra del aborto, lo verdaderamente crucial es la educación en materia de sexualidad desde la infancia. Lo realmente poderoso sería educar, para poder prevenir este tipo de situaciones y que las mujeres no tuvieran que decidir entre ser madres o no. Está bien atacar, legislar y ver qué vamos a hacer con el problema que tenemos hoy en día que son los embarazos no deseados, pero tenemos que aprender, ampliar nuestra visión e ir más allá… prevenir y eso sólo se logra con educación.

 

Ojalá que en algún momento –esperemos no muy lejano- las mujeres no tengan que tomar decisiones tan difíciles –inclusive de vida o muerte, que insisto, marcarán sus vidas para siempre. No es ser fatalista, es una realidad.

Cualquier mujer que se haya practicado un aborto, te va a decir que ha sido sino la más difícil, sí una de las decisiones más difíciles de su vida y que llevarán con ellas para siempre.

 

No es cosa fácil, porque entran en juego intereses de todo tipo… religiosos, económicos, sociales, morales, éticos, etc. ¿pero no deberíamos las mujeres poder decidir sobre nuestro cuerpo?

Por otra parte, tampoco me gustaría dejar de lado que las mujeres también deberíamos decidir con quién queremos estar, cómo queremos estar, bajo qué circunstancias estar y estar concientes que así como tenemos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, creo que también tenemos la obligación de informarnos acerca de este.

 

1 CONAPO, Diez hechos relevantes sobre el aborto en México, México, 1998.
2 CONAPO, Cuadernos de salud…, op. cit., p. 69.