Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

La manzana sanadora NovamMon, 11 Nov 2013 10:41:21 +00003142013 20, 2009

Duele verte México. Me duele ver a tu gente tan ávida de justicia, tan harta de todo lo que estamos viviendo y al mismo tiempo, sin medios para demostrarlo de maneras eficientes -que nos lleguen a todos-.
Mi Mexico, ese de las 1000 subculturas, ese lleno de matices y contrastes. Yo creo en el esfuerzo y el trabajo diario, pero hay quienes ni partiéndose el lomo tendrán acceso a una educación que valga la pena, a un préstamo para empezar su propio negocio o las herramientas emocionales para hacerse cargo de quiénes son y dejar de echar culpas.
Si tenemos el país que tenemos, es porque así lo hemos decidido. Tenemos -tristemente- el gobierno que nos merecemos.
Un país tan cínico y lleno de corrupción es difícil que salga adelante. Tan lleno de dolor, frustración e impotencia. Apático y sin ganas de nada. Siempre preocupados por mantener lo que tenemos, sin importarnos nadie más.
México, el país de los compadres y las relaciones. México el país del mañana.
Amo tu alegría, hasta que se convierte en vale madrismo. Somos un país que se reinventa cada seis años, el país del hoy. Mañana: “Dios proveerá”. Duele ver como nos quejamos y no hacemos nada por remediar el origen de nuestras dolencias.
Creo, en honor a uno de mis alumnos -que así la bautizó-, en la teoría de la manzana sanadora y soñadora. Esa manzana que no se deja pudrir, aunque esté rodeada de iguales putrefactas. Una manzana que -de hecho- contagia salud, que reconstruye tejidos y limpia heridas.
Si tan sólo fuéramos capaces de conectarnos unos con otros, de recordar eso que nos hace humanos.
Yo creo en lo que hago y creo en mi país. Oportunidades para irme en búsqueda de “mejores oportunidades” siempre he tenido y creo que siempre estarán ahí, pero creo en mi México. Amo mi país y todos los días lo elijo como mío; todos los días decido hacer lo mejor que puedo por mi y por la gente.
Trabajo con dos hombres increíbles con los que creé una empresa de desarrollo humano. Nosotros, creemos en hacernos responsables de quienes somos; necesitamos entender que culpar a los demás por mis múltiples y variados problemas, no soluciona nada. Necesitamos tomar acción, empezando por nosotros, haciéndonos cargo de nosotros -eso incluye pedir ayuda-, cuando la necesitamos. Somos más los que sí queremos un México -y un mundo- diferente. Hagámoslo posible.
manzana sanadora
Anuncios
 

Dejémoselo al destino AgoamFri, 30 Aug 2013 01:49:43 +00002412013 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 1:49 AM
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Esta nueva actitud mía me cae muy bien. Si bien, hoy estoy un poco triste porque se me juntaron varias cosas, sé que voy a salir adelante y sacaré provecho al máximo de todo lo que estoy viviendo. Simplemente lo sé. Tener ESA certeza, hace TODA la diferencia.

 

Es curioso sentir que valgo la pena, he trabajado mucho para sentirme así de bien y ahora que me la empiezo a creer, es una sensación rara –aunque muy agradable-.

 

Unos días antes de mi cumpleaños me di cuenta que no estoy buscando pareja, pero me fui al otro extremo… me comprometí con divertirme y darme a todo aquel que se me antojara y se cruzara por mi camino. Mi auto-regalo de cumpleaños 30, fueron 30 besos de 30 personas diferentes –conocidos y desconocidos-. Agarré parejo: hombres, mujeres, quimeras ¡todo se valía! ¿Y saben qué? ¡La pasé bomba! Me divertí muchísimo y celebré como las grandes mi cumpleaños… no me arrepiento ni por un segundo.

 

Hoy, me doy cuenta que si bien me siento muy a gusto con mi nueva sensación interna y con estas ganas de comerme al mundo, estaba en una posición que he criticado más de una vez: estaba siendo categórica y cerrada con ser abierta. Como siempre, la vida hizo de las suyas, conocí a alguien que me encantó y ya “no me quise portar mal”… lo que me hizo agarrar un muy mal trip porque yo ya había decidido que no quería estar con nadie.

 

Para no hacer largo el cuento, porque –en realidad es corto-, hoy –con la ayuda de mi mejor amigo- llegué a la conclusión de que estar “abierta a las posibilidades y divertirme en el proceso” es justo lo que necesito. Lo que sea que ocurra está bien… si conozco a alguien para pasar una noche… ¡bienvenido! Y si es para toda la vida ¡también bienvenido! Veremos que nos depara el destino.

 

 

 

Obsesión desconocida

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 1:47 AM
Tags: , , , , , , , , , , ,

No entiendo qué de ti me obsesiona tanto… te he visto 2 veces en  mi vida. Mi atracción por ti es ridícula, no la entiendo y no pretendo hacerlo. ¿Lo único que me ocupa? Concretar una cita más contigo.

Lo sé, sueno la más stalker de mi edad… ¡y sí! Pero no al nivel de enfermedad con el que sueno en este escrito.

 

¿Alguien se ha sentido así alguna vez? Con una ganas irrefrenables de agarrarse a los besos, caricias, toqueteos y demás artilugios amorosos con alguien que apenas conoce.

 

Sé que puedo estar con más hombres, pero quiero estar contigo. Sueño con el sabor de tu piel, la combinación de tu sudor con el mío y esa boca –delgadita- pero con ganas de comerse al mundo… ¡y a mí!

Tus manos recorriendo mi cuerpo, dejándose llevar por el ímpetu carnal. Si tan sólo te dieras chance, te atreverías a vivir, a poner en acción los músculos de la pasión –un tanto atrofiados por el miedo y el conformismo de vivir en una relación de años que (hasta donde sé) no te lleva a ningún lado-.

 

Cuando leo lo que escribo me desconozco en mis propias palabras. Ok, sí, soy intensa… ¡pero hay niveles! No sé por qué, cuando escribo sale mi parte más dramática, intensa, exagerada, etc.

 

Definitivamente, mi atracción por ti no es “normal”. Lo curioso –si es que se le puede llamar así- es que me da por etapas. Tengo momentos en los que prácticamente no pienso en ti, estoy tranquila y clara con que –probablemente- no nos volvamos a ver y me da tranquilidad. Otros, como hoy, donde no puedo dejar de pensar en ti y se me va el día ideando cómo toparme contigo “casualmente” en algún sitio de los que acostumbras visitar… que dicho sea de paso ¡no tengo la más reputísima idea cuál sea! Lo cual, complica mi plan estratégico a seguir.

 

Cuando me escucho a mí misma diciendo estas estupideces, me doy risa; pero una cosa no quita la otra. Que sepa que es una tontería idear planes y más planes para “toparme casualmente” contigo, no quiere decir que no los idee.

Además, otra cosa que me da risa, es que –seguro- si me llegara a topar contigo salgo corriendo, hago el peor ridículo de la historia, paso de largo o cualquier otro tipo de pendejada autoboicoteadora porque –honestamente- no sabría qué hacer si te veo.

 

Me pongo demasiado nerviosa cuando estoy cerca de tí, no atino a decir nada coherente en tu presencia, me siento tonta, las palabras no salen fácil –sino es pa’ decir tonterías-.En fin, no soy mi mejor yo las veces que te he visto, los nervios hacen de las suyas y no puedo controlar la verborrea –sin sentido- que sale de mi ser. Es como si te quisiera mostrar que estoy chida y que sí se de lo que hablo y –seguramente-, logro el efecto contrario.

 

Yo siento que sí te gusto. Cosa extraña, porque normalmente me cuesta trabajo notar cuando le gusto a alguien. Contigo es diferente.

Aunque, acto seguido, entra mi cabeza: “¿No será que como a ti te gusta mucho, quieres sentir/creer que a él también?” Y podría ser. Tal vez, sólo te pones nervioso porque el hecho de que sea sexóloga –como mucha gente-.

 

No sé, es muy extraño. Las dos veces que te he visto, he sentido que salen chispas entre nosotros. Según mi locura y yo, estamos convencidas que este pedo es de ida y vuelta. La última vez que te vi, te sentí súper nervioso y atolondrado… como no sabiendo muy bien qué hacer conmigo.

Yo andaba mucho más risueña y gritona de la cuenta. Qué estrés. No tengo idea si te diste cuenta que yo moría del nervio, pero estaba hecha un desastre… no sé ni cómo le hice. Creo que el sentirte igual o más nervioso que yo, me tranquilizó un poco. No sé, estuvo muy chistoso. Igual y ya lo distorsioné en mi recuerdo, pero según yo, ¡te gustó lo que viste!

 

Espero no estar percibiendo erróneamente, porque a mi ¡me encantó lo que vi! No sé cómo describir la atracción que siento por ti, ni tengo idea qué haría si algún día –de hecho- me correspondieras el halago y te animaras a salir conmigo. Eres de esos hombres que me encantan, seguramente porque sé que no puedes ser para mí.

 

 

NOTA. De verdad qué risa cuando leí lo que les acabo de postear. Tuve que hacer un esfuerzo importante en recordar de quién estaba hablando, pero me pareció divertido postear mis intensidades -de hace unos años- que me topé mientras buscaba unos archivos. Espero se rían tanto como yo. 

 

Carta al hombre perfecto EneamMon, 21 Jan 2013 00:08:46 +0000202013 20, 2009

Es curioso. Extraño tenerte y nunca has sido mío. Existes en mis sueños y sin embargo, te anhelo, sueño contigo.

Me encanta pensar que algún día llegarás. Amo las largas pláticas que mantenemos…aunque sea sólo en mi imaginación.

Desde niña te busco, te escribo, me confieso contigo. Eres el que sabe mis más obscuros secretos y mis más sublimes deseos. Nadie me conoce como tú.

A veces creo que voy a perder la razón por creer que algún día llegarás. Me gusta imaginar mi vida contigo. Tú siempre sabes qué hacer. A tu lado me siento segura, protegida, escuchada…contenida.

He encontrado vestigios de tí en varios de los hombres con los que he estado… señales de tu existencia.

Sé que tienes que morir, pero no sé si estoy lista para dejarte ir. Has sido mi gran compañero. Eres el único que ha estado conmigo en todo momento. Es una historia larga. Sé que estás agonizando…te he visto morir día con día. Pero, supongo, me da mucho miedo quedarme sola…aunque, si lo pienso, he podido con peores cosas.

Creo que es momento de entregarme a mi destino, cualquiera que sea. Es hora de dejarte ir.

Tú, no existes. Yo te creé. Y es momento de soltarte. Me ayudaste, me cuidaste y me protegiste del mundo real… mientras yo no pude. Llegó el día de enterrarte y junto contigo, las expectativas y las creencias acerca de tí. Fue lindo, mientras funcionó. Hoy, puedo con el mundo real. Aunque duele y hoy estoy de luto… no puedo más que decir: ¡Gracias!

 

enero 2013 EnepmSun, 20 Jan 2013 23:54:02 +0000192013 20, 2009

Han pasado tantas cosas y apenas van 15 días de este nuevo año…nuevo ciclo…nuevas experiencias…nuevos amores…nuevos proyectos…
y con todo lo nuevo, el recordatorio de todo lo viejo. Viejos hábitos…viejos amores…viejos recuerdos.

No sé por qué, pero enero me resulta sumamente melancólico. Supongo que porque no puedo evitar hacer el recuento de los daños, el balance anual. Llega la revisión de propósitos pasados, de expectativas que yo misma puse sobre mí y que no he cumplido.
No me puedo quejar -aunque me encante hacerlo-. Este año ha empezado con muchas sorpresas, unas muy lindas y otras, no tanto.

Ni siquiera me puedo –ni quiero- imaginar lo que me depara el resto del año. 2013 es un año importante -como todos-, pero con ese simbolismo especial por estar próxima al tercer piso. Sí, a mitad de este año, cumpliré 30 y tengo tantos sueños y expectativas puestas en esa edad… ¡y tanto miedo de no llegar a cumplirlas! No temo desilusionar a nadie, excepto a mí misma… con eso es decir bastante.

He aprendido a “traicionar” los deseos de los demás con respecto a mi vida, pero los míos no. Y es que, no necesito juez más severo que el que llevo dentro de mí. Una constante sensación de no estar haciendo lo suficiente por mí, por mi familia, por mis amigos, por mis pacientes, por el mundo. Siempre siento que podría hacer mucho más de lo que hago.

He aprendido a convivir con mi juez interno y aunque, en muchas ocasiones -cada vez más- logramos llegar a acuerdos que nos funcionen a ambos sin que ninguno de los dos sufra… a veces, no lo logramos.

Constantemente me pregunto cómo vive la gente…sentirán igual que yo…pensarán igual que yo…verán el mundo como yo…tendrán anhelos parecidos a los míos. La gran mayoría de las veces creo que sí; aunque otras, me siento irremediablemente incomprendida.

 

Cápsula “Juegos Sexuales” Agenda Mujer OctpmWed, 24 Oct 2012 12:01:06 +00002972012 20, 2009

 

Cápsula grabada para Efekto Tv… Agenda Mujer. Espero la disfruten y me hagan saber sus comentarios. Gracias

 

Sueños de pubertad SepamWed, 12 Sep 2012 02:07:24 +00002552012 20, 2009

Sí, eso es lo que pasa… ¡estoy enamorada del amor!

No es posible “enamorarme” de un hombre diferente cada tercer día. Creo que toda esta emoción de adolescente desbocada empezó hace unos meses… mi exceso de emoción es directamente proporcional a mi descenso de kilos… ¡ahí está!

Antes, supongo, ni siquiera me tomaba la molestia de emocionarme con cualquiera… era una pérdida de energía. Mejor me “enamoraba profunda y obsesivamente” de alguien inalcanzable que me garantizara la agonía amorosa que sabía –y podía- manejar.

Ahora, no. Las cosas han cambiado. Si bien la pérdida de peso ha sido un cambio voluntario, la mayoría de las cosas, percepciones y emociones que se han modificado en mi… no.

Aunque azotada, porque es parte de mi personalidad- me encanta esta nueva yo. Todos los días descubro algo nuevo de mí, de mi antigua yo, de mi manera de entender e interactuar con el mundo.

La gente que me conoce se saca de onda. Unos días –como hoy- entusiasta; otros, encerrada en mi cuarto sin querer ver a nadie; otros más, enojada y desquitándome con el que se deje… eso sí, aburrida… ¡nunca!

Estar conmigo es como estar con un sube y baja emocional –incluso para mí-.

¿Estoy loca? Sí –quizás-, pero es una locura inofensiva… si a caso, divertida.

Me gusta hablar, ver, escuchar, escribir, conversar de sexo… más de lo que –tal vez- me gusta practicarlo. No me malinterpreten, me encanta coger… sólo que –hoy por hoy- quiero más… probablemente mañana cambie de parecer.

Tal vez -toda esta reflexión- venga a colación, porque no he encontrado a la persona con la cual compartirme y entregarme a mis más bajas pasiones, fantasías, anhelos, etc. Alguien que entienda, sino –cuando menos- que disfrute de mis locuras y las comparta. Alguien que no tenga miedo ó –mejor dicho-, que sus ganas sean mucho más grandes que su miedo de vivir la vida, entregarse a ella y vivir cada día como si fuera el último.