Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Dejémoselo al destino AgoamFri, 30 Aug 2013 01:49:43 +00002412013 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 1:49 AM
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Esta nueva actitud mía me cae muy bien. Si bien, hoy estoy un poco triste porque se me juntaron varias cosas, sé que voy a salir adelante y sacaré provecho al máximo de todo lo que estoy viviendo. Simplemente lo sé. Tener ESA certeza, hace TODA la diferencia.

 

Es curioso sentir que valgo la pena, he trabajado mucho para sentirme así de bien y ahora que me la empiezo a creer, es una sensación rara –aunque muy agradable-.

 

Unos días antes de mi cumpleaños me di cuenta que no estoy buscando pareja, pero me fui al otro extremo… me comprometí con divertirme y darme a todo aquel que se me antojara y se cruzara por mi camino. Mi auto-regalo de cumpleaños 30, fueron 30 besos de 30 personas diferentes –conocidos y desconocidos-. Agarré parejo: hombres, mujeres, quimeras ¡todo se valía! ¿Y saben qué? ¡La pasé bomba! Me divertí muchísimo y celebré como las grandes mi cumpleaños… no me arrepiento ni por un segundo.

 

Hoy, me doy cuenta que si bien me siento muy a gusto con mi nueva sensación interna y con estas ganas de comerme al mundo, estaba en una posición que he criticado más de una vez: estaba siendo categórica y cerrada con ser abierta. Como siempre, la vida hizo de las suyas, conocí a alguien que me encantó y ya “no me quise portar mal”… lo que me hizo agarrar un muy mal trip porque yo ya había decidido que no quería estar con nadie.

 

Para no hacer largo el cuento, porque –en realidad es corto-, hoy –con la ayuda de mi mejor amigo- llegué a la conclusión de que estar “abierta a las posibilidades y divertirme en el proceso” es justo lo que necesito. Lo que sea que ocurra está bien… si conozco a alguien para pasar una noche… ¡bienvenido! Y si es para toda la vida ¡también bienvenido! Veremos que nos depara el destino.

 

 

Anuncios
 

Carta al hombre perfecto EneamMon, 21 Jan 2013 00:08:46 +0000202013 20, 2009

Es curioso. Extraño tenerte y nunca has sido mío. Existes en mis sueños y sin embargo, te anhelo, sueño contigo.

Me encanta pensar que algún día llegarás. Amo las largas pláticas que mantenemos…aunque sea sólo en mi imaginación.

Desde niña te busco, te escribo, me confieso contigo. Eres el que sabe mis más obscuros secretos y mis más sublimes deseos. Nadie me conoce como tú.

A veces creo que voy a perder la razón por creer que algún día llegarás. Me gusta imaginar mi vida contigo. Tú siempre sabes qué hacer. A tu lado me siento segura, protegida, escuchada…contenida.

He encontrado vestigios de tí en varios de los hombres con los que he estado… señales de tu existencia.

Sé que tienes que morir, pero no sé si estoy lista para dejarte ir. Has sido mi gran compañero. Eres el único que ha estado conmigo en todo momento. Es una historia larga. Sé que estás agonizando…te he visto morir día con día. Pero, supongo, me da mucho miedo quedarme sola…aunque, si lo pienso, he podido con peores cosas.

Creo que es momento de entregarme a mi destino, cualquiera que sea. Es hora de dejarte ir.

Tú, no existes. Yo te creé. Y es momento de soltarte. Me ayudaste, me cuidaste y me protegiste del mundo real… mientras yo no pude. Llegó el día de enterrarte y junto contigo, las expectativas y las creencias acerca de tí. Fue lindo, mientras funcionó. Hoy, puedo con el mundo real. Aunque duele y hoy estoy de luto… no puedo más que decir: ¡Gracias!

 

Atracciones diversas JulamWed, 22 Jul 2009 10:26:16 +00002022009 20, 2009

Nunca habría imaginado sentirse atraída hacia alguien como él. ¿Es que acaso se cayó, se dio un golpe en la cabeza y no lo recuerda? De normal, ella nunca lo hubiera volteado a ver, se habría seguido de largo. No sé si la vida, la casualidad o el destino los puso en el mismo lugar; en el tiempo y circunstancias adecuadas para que ella pudiera verlo.

Ya se conocían de hacía algún tiempo, pero ella en realidad nunca lo había mirado. Sabía cómo se llamaba, a qué se dedicaba y algún que otro accidente de su vida, pero no le había interesado saber más de él. De hecho, en un primer momento, le fue desagradable.

Pero por cosas ajenas a su comprensión – y que para beneficio suyo, salen de su control- se toparon esa noche. Y no se sabe porque, esa noche todo cambió. Bastó una mirada, una actitud, una palabra, para que ella cambiara todo lo que hasta ese momento había creído acerca de él. Se preguntaba cómo no lo había visto antes, cómo había podido pasar tan desapercibido ante sus ojos y la respuesta llegó de pronto: no tenía ojos para nadie más, estaba obsesionada con un tipo que hasta ese momento había ocupado todo el espacio y tiempo disponible. Y seguramente por lealtad a su propio patrón, se sentía estúpidamente atraída hacia él y hasta ese momento no había podido verlo en su verdadera dimensión. Un hombre que nunca la quiso, ella no significaba más que una comodidad en su vida – porque si algo tiene ella, es que es muy eficiente para rescatar causas perdidas y solucionar vidas ajenas-.

Y como todas las cosas que llegan sin avisar, este encuentro la tomó por sorpresa. No lo vio venir – y en su caso era mejor-. Así, cuando las cosas la toman de improviso no le da tiempo a su cabezota de meterse donde no la llaman y simplemente fluye y hace uso de toda su magia de improvisación.

No se sabe si pasará algo con este hombre misterioso, pero no importa. La misión más importante ya la cumplió, la hizo voltear hacia otro lado. Finalmente pudo abrir su horizonte, ver un poco más allá, fijar su atención en alguien distinto.

Cabe aclara que claro que muere de miedo, todo esto es nuevo para ella. No sabe cómo actuar, qué hacer, qué decir, ni siquiera sabe en qué momento debe moverse y tomar la iniciativa y cuándo esperar a que sea él quien la tome; su cabeza está en corto circuito porque todo lo conocido, aquí no sirve. Tiene que salir de su zona de confort y adentrarse en un nuevo mundo, probar cosas nuevas que todavía no sabe si le gustarán, pero la primera mordida le encantó. Ya veremos como está el resto del pastel.