Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Dejémoselo al destino AgoamFri, 30 Aug 2013 01:49:43 +00002412013 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 1:49 AM
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Esta nueva actitud mía me cae muy bien. Si bien, hoy estoy un poco triste porque se me juntaron varias cosas, sé que voy a salir adelante y sacaré provecho al máximo de todo lo que estoy viviendo. Simplemente lo sé. Tener ESA certeza, hace TODA la diferencia.

 

Es curioso sentir que valgo la pena, he trabajado mucho para sentirme así de bien y ahora que me la empiezo a creer, es una sensación rara –aunque muy agradable-.

 

Unos días antes de mi cumpleaños me di cuenta que no estoy buscando pareja, pero me fui al otro extremo… me comprometí con divertirme y darme a todo aquel que se me antojara y se cruzara por mi camino. Mi auto-regalo de cumpleaños 30, fueron 30 besos de 30 personas diferentes –conocidos y desconocidos-. Agarré parejo: hombres, mujeres, quimeras ¡todo se valía! ¿Y saben qué? ¡La pasé bomba! Me divertí muchísimo y celebré como las grandes mi cumpleaños… no me arrepiento ni por un segundo.

 

Hoy, me doy cuenta que si bien me siento muy a gusto con mi nueva sensación interna y con estas ganas de comerme al mundo, estaba en una posición que he criticado más de una vez: estaba siendo categórica y cerrada con ser abierta. Como siempre, la vida hizo de las suyas, conocí a alguien que me encantó y ya “no me quise portar mal”… lo que me hizo agarrar un muy mal trip porque yo ya había decidido que no quería estar con nadie.

 

Para no hacer largo el cuento, porque –en realidad es corto-, hoy –con la ayuda de mi mejor amigo- llegué a la conclusión de que estar “abierta a las posibilidades y divertirme en el proceso” es justo lo que necesito. Lo que sea que ocurra está bien… si conozco a alguien para pasar una noche… ¡bienvenido! Y si es para toda la vida ¡también bienvenido! Veremos que nos depara el destino.

 

 

Anuncios
 

Persiguiendo sueños AbrpmTue, 10 Apr 2012 13:10:00 +00001002012 20, 2009

Perseguir tus sueños no es cosa fácil, hay momentos –como hoy- en los que sientes que son inalcanzables. Otros, en los que estás segura que llegarás a ellos, no importa lo que cueste ni cuánto te tardes.
Yo he tenido grandes sueños a lo largo de mi vida y los sigo teniendo… aunque han ido modificando la forma; el fondo –creo- siempre ha sido el mismo. ¿Alguna vez se han preguntado qué tienen en común todos sus sueños? Los míos siempre acaban en lo mismo o muy parecido.
Trabajo todos los días para hacerlos realidad, a veces me voy por el camino más largo, otras veces tomo atajos y en algunas ocasiones he sentido que no hay camino alguno que me lleve a ellos. Hoy, es un día de esos.
Estoy segura que encontraré la forma, supongo que hoy es mi día libre. Hoy dejaré que sea la vida la que me lleve por donde ella decida; soltaré las riendas y veré qué pasa. No es fácil, amo tener el control de lo que sucede a mi alrededor –aunque sea una ficción y esté segura de eso-, sentir que tengo el control subjetivo de las cosas me hace sentir bien, me da un poco seguridad en este mar de incertezas a lo que llamamos vida.
Tal vez hoy estoy cansada y aunque tengo una dirección clara de hacia dónde quiero ir, me cuesta trabajo sentir que voy hacia el lugar indicado. Por momentos siento que me persigo la cola y que no estoy avanzando, es como si estuviera atorada en el mismo lugar una y otra vez. Quizá por eso la necesidad de escribirlo. Cuando escribo siento que suelto algo, que dejo ir una pequeña parte de mí, probablemente el peso que necesito dejar para seguir adelante.

 

la seguridad de la certeza FebpmSun, 28 Feb 2010 22:28:26 +0000582010 20, 2009

Estoy en un momento de mi vida tan padre, que apenas me lo puedo creer… y es que no hay nada más placentero que el que tu vida empiece a tomar el rumbo que uno quiere y eso es justo lo que me está ocurriendo en estos momentos.

Tengo un trabajo maravilloso, de verdad me encanta lo que hago. Entre talleres, consultas, clases y escritos acerca de sexualidad ¿qué más se puede pedir? Ya sé, seguramente una mejor remuneración económica… aunque estoy segura que llegará pronto. Todo mi trabajo personal y profesional, empieza a dar frutos y esto es sólo el principio; ni siquiera alcanzo a vislumbrar cómo será mi vida profesional dentro de unos años o es más, no nos vayamos tan lejos, a finales de este año.

No sé cómo explicarlo, pero presiento que mi vida va a cambiar drásticamente para bien… tal vez sea un deseo, quizá un premonición, pero estoy segura que viene un cambio importante y eso también me tiene muy contenta.

Aunque, por supuesto, hay muchas cosas que no me gustan y que quiero mejorar; pero sé que estoy en el camino y que poco a poco –con paciencia y determinación- las iré mejorando hasta donde se pueda.

La certeza de algo mejor es una sensación extraña, es como ver el “vaso medio lleno”, en lugar de “medio vacío”… no encuentro palabras para describir mi sensaciones, me siento un tanto rebasada por ellas, pero simplemente tengo la CERTEZA de que todo va a estar bien. Es como la sensación cuando estás enamorada de alguien y ese alguien te abraza, te contiene… y sabes que todo va a estar, no tienes idea como, simplemente lo sabes.

Este año, casi no he escrito en mi blog… supongo que porque he estado escribiendo para la revista. Además, como ahora no tengo mucho de qué quejarme –jajaja- ya no he necesitado desahogarme en este espacio. Entre mi terapia, los artículos, el formspring, el twitter, mi facebook y mis dos blogs… ¿a qué hora? Pero trataré de retomar el hábito de escribir aquí, aunque sea para contarles cómo me fue en el día, si es que eso resulta interesante para ustedes.

En fin, necesitaba escribir algo –aunque sea el último día del mes- para no sentir que abandono a este, mi primer hijo. Aquí sigo y espero seguir así –contenta y esperanzada- por mucho más tiempo.

 

certidumbre de la incertidumbre JulpmTue, 28 Jul 2009 17:10:43 +00002082009 20, 2009

Deja entrar a la incertidumbre… respira y dale la bienvenida. Con eso terminó mi terapia de hoy. Ya han pasado varias horas desde que llegué a mi casa y la frase no la termino de digerir.

El sólo hecho de pensar en dejar entrar a la incertidumbre y además darle la bienvenida, me da ansiedad; la reacción de mi cuerpo no se hace esperar, en automático me empieza a temblar el estómago, se me hace un nudo en la garganta y la frase no pasa.

Me pregunto… ¿qué tendrá la incertidumbre que me pone tan mal? No es como que mi vida siempre ha estado llena de certidumbres, de hecho –si lo analizo tantito-, desde que nací he vivido en la incertidumbre y en cosas tan básicas como debatirme entre la vida y la muerte.

Nací de 8 meses y por lo tanto, no había ninguna certidumbre de que fuera a sobrevivir y a ser una niña “normal”, porque todavía no estaba lista parasalir al mundo. Mi primer año de vida, por lo que me cuentan –claro está-  fue complicado; tuve problemas de salud y de motricidad, pero sobreviví y aquí estoy. Así que, supongo que la incertidumbre no debe ser tan mala… finalmente me impulsó a echarle ganas y a salir adelante, justo porque no tenía la certeza de sobrevivir, seguramente me tuve que esforzar más.

Pero hay algo en la incertidumbre que no termino de entender… ¿cómo te conduces por la vida si no tienes ningún tipo de certeza? Tan sentimos certeza en ciertos aspectos de nuestra vida, que existen las inversiones y los créditos –sólo por mencionar algunos ejemplos-. Y existen –creo yo-, porque tenemos la certeza de que en este juego de azar que es la vida, vamos a llegar a la meta. Aunque me queda claro que esta “certidumbre” está adentro de nosotros, porque nadie tenemos la vida comprada y con la misma te meten un balazo en un asalto, que te violan en una fiesta o tienes un accidente automovilístico y te quedas cuadrapléjica… cualquiera de estos escenarios te cambian la vida y te echan abajo la certidumbre “virtual” que tenías acerca de tu vida y de cómo querías que esta fuera.

Entonces, yo me sigo preguntando… ¿darle la bienvenida? Aceptar que en mi vida no hay certidumbres… si esto lo traspolo a mi vida familiar… sería como admitir que no tengo la certeza que mi familia me va a amar para toda la vida, que se puede terminar (igual que se termina el amor en una pareja) y sinceramente – viniendo de la familia muégano, de la cual vengo- no es algo que entre fácilmente en mi estructura de pensamiento.

La idea es abrazar a la incertidumbre y dejarme sorprender. Y lo mejor de todo, disfrutar el sentirme así. ¿Hay alguien que lo logre? A mí todavía me cuesta muchísimo trabajo. Soy un tanto rígida y la certeza me brinda consuelo, si me la quitan me siento desprotegida.

Soltarme y fluir es mi meta, pero el camino todavía se ve largo y un tanto pedregoso.

Por lo pronto, la única certidumbre que tengo es la de la incertidumbre ¿A alguien le hace sentido?