Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Dejémoselo al destino AgoamFri, 30 Aug 2013 01:49:43 +00002412013 20, 2009

Filed under: Sin categoría — Alessia Di Bari @ 1:49 AM
Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Esta nueva actitud mía me cae muy bien. Si bien, hoy estoy un poco triste porque se me juntaron varias cosas, sé que voy a salir adelante y sacaré provecho al máximo de todo lo que estoy viviendo. Simplemente lo sé. Tener ESA certeza, hace TODA la diferencia.

 

Es curioso sentir que valgo la pena, he trabajado mucho para sentirme así de bien y ahora que me la empiezo a creer, es una sensación rara –aunque muy agradable-.

 

Unos días antes de mi cumpleaños me di cuenta que no estoy buscando pareja, pero me fui al otro extremo… me comprometí con divertirme y darme a todo aquel que se me antojara y se cruzara por mi camino. Mi auto-regalo de cumpleaños 30, fueron 30 besos de 30 personas diferentes –conocidos y desconocidos-. Agarré parejo: hombres, mujeres, quimeras ¡todo se valía! ¿Y saben qué? ¡La pasé bomba! Me divertí muchísimo y celebré como las grandes mi cumpleaños… no me arrepiento ni por un segundo.

 

Hoy, me doy cuenta que si bien me siento muy a gusto con mi nueva sensación interna y con estas ganas de comerme al mundo, estaba en una posición que he criticado más de una vez: estaba siendo categórica y cerrada con ser abierta. Como siempre, la vida hizo de las suyas, conocí a alguien que me encantó y ya “no me quise portar mal”… lo que me hizo agarrar un muy mal trip porque yo ya había decidido que no quería estar con nadie.

 

Para no hacer largo el cuento, porque –en realidad es corto-, hoy –con la ayuda de mi mejor amigo- llegué a la conclusión de que estar “abierta a las posibilidades y divertirme en el proceso” es justo lo que necesito. Lo que sea que ocurra está bien… si conozco a alguien para pasar una noche… ¡bienvenido! Y si es para toda la vida ¡también bienvenido! Veremos que nos depara el destino.

 

 

 

La llegada de los 30 MayamFri, 17 May 2013 01:21:59 +00001362013 20, 2009

¿Algún día encontraré a alguien con quien compartir-me? ¡La pregunta del millón de dólares! Todos mis amigos –que por supuesto me quieren- opinan que sí… yo no estoy tan segura. Como les digo a algunos de mis pacientes… “Llevas X cantidad de años sin poder… ¿qué te hace pensar que vas a poder?” Es una intervención terapéutica, sirve para llevarlos a aceptar el estar solos, para así, poder estar en pareja.

Es un ganar-ganar. Si realmente aceptas y abrazas la idea de estar sola y  no encontrar a nadie, estarás tranquila y en paz, llegue o no llegue aquel. Dejas de buscar y te dedicas a disfrutar de todos los equivocados… porque sabes que el indicado no existe; lo cual –paradójicamente- hace más fácil el arrivo del susodicho en cuestión. Te relajas y eso hace que las cosas fluyan, sin presión… sólo por diversión. No hay expectativa, no esperas que nada ocurra.

Ahí está el quid del asunto… cuando se trata de pareja, me lo tomo demasiado en serio. Trabajo día a día para relajarme y divertirme en la búsqueda del buen hombre que quiera estar conmigo –y yo con él-… pero nomás no lo he logrado. Bueno, tengo mis momentos de iluminación. Me pongo en paz con el tema y luego se me va la paz; es un juego de estira y afloje.

Probablemente ando intenseando porque ya se acerca mi cumpleaños número 30 y mal que bien, hay ciertas expectativas con respecto a esta edad que no estoy logrando cumplir.

Me encanta mi vida, lo cual –en ocasiones- me da un poco (o un mucho) de culpa. Me duele darme cuenta que mucha gente a mi alrededor no disfruta su vida ni está contenta –como yo- con la mía. El único pelo en la sopa… ¡no tengo pareja! ¿Existen hombres que me gusten? ¡Varios! Ese nunca ha sido el problema… el problema es que me gustan los equivocados. JA.

Lo sé, ando de azotada. Pero todos necesitamos aventarnos al drama de cuando en cuando y para mí, hoy fue ese día. Tal vez sean las hormonas, el avecinamiento del onomástico ó simplemente traigo la vena atravesada, pero hoy ando con ganas de quejarme de mi vida amorosa.

Y es que sí, me da miedo no encontrarlo… pero tampoco estoy dispuesta a conformarme con quien sea. Exigencias básicas pues. Y sí, estoy dispuesta a quedarme sola, eso sí, con pequeños –o grandes- momentos de diversión/distracción de cuando en cuando… una cosa no se pelea con la otra.

Temo ser un número más del fenómeno “exitosa, pero sola”. Sí, hay crisis de pareja a nivel mundial… las mujeres no sabemos ser mujeres y los hombres no saben ser hombres. Sí, hay crisis de género, es notorio y todos hablamos al respecto. La pregunta que me asalta ¿podré ser una de las que logre encontrar el equilibrio? ¿encontraré mi lugar como mujer, pareja, profesionista, amante, madre, amiga, hermana, hija, etc? Claro, todo esto da lugar a mi tesis doctoral, que espero muy pronto comenzar… pero esa, es otra historia.

La pregunta a responder es: “¿Seré una más de la estadística o lograré marcar una diferencia?” Realmente espero ser la segunda. De lo que sí estoy segura, es que moriré intentándolo. Probando una y mil formas de cómo estar en pareja y experimentando mi ser mujer de múltiples y variadas maneras… hasta encontrar la mejor de las formas, la mía.

 

La eterna cumpleañera AgopmSat, 22 Aug 2009 13:00:36 +00002332009 20, 2009

Filed under: escritos de ayer y hoy — Alessia Di Bari @ 1:00 PM
Tags: , , , , ,

Antier fue mi cumpleaños “oficial”. A la mayoría de la gente le parece chistoso –inclusive ridículo- que festeje dos cumpleaños, pero qué le puedo hacer si la vida quiso que cumpliera dos veces en un mismo año.

 

Y no, no estoy pacheca ni nada que se le parezca. Nací un 20 de julio, pero mi acta de nacimiento dice 20 de agosto. Tal vez la vida quiso compensar los ocho prematuros meses con lo que nací y cuando menos para efectos legales compensaron el mes que me hizo falta en la panza de mi madre.

 

A decir verdad, me gusta tener dos cumpleaños, me siento especial. Creo que de alguna forma marca una diferencia y me hace particular. Se preguntarán ¿qué tiene de particular cumplir dos veces? Tal vez nada, pero a mí me da una cierta ilusión de compensación.

 

Indudablemente festejo los dos, uno más que otro. El de julio –el día que nací- es el más importante, pero igual me ofendo sino me marcan –aunque sea- para felicitarme en el de agosto. Si mi cumpleaños de julio no fue ninguna maravilla o hubo algo que no me gustó, en el de agosto me puedo reivindicar… por aquello que dicen los que saben de astrología <<a como es tu cumpleaños es tu año>>, pues yo tengo dos chances de tener un mejor año.

De hecho este año estuve muy festejada… primero festejé con una fiesta –de disfraces y todo- dos días antes de mi cumpleaños; después –el mero día- salí con mis amigas a cenar y antier festejé con mi familia en la playa y hasta soplé la velita con mi sobrina.

 

Probablemente no tenga nada de extraordinario tener dos fechas onomásticas, pero por qué no celebrarlas si la vida me premió con dos. Así que “¡gracias a la vida, que me ha dado tanto!”

 

Sí, hoy ando muy optimista. ¿Qué le puedo hacer? Tener al retoñito de mi hermana rondándome aquí todo el día no deja lugar a la amargura ni a la desesperanza. De hecho, ahora que reparo en esto, creo que por eso no he podido terminar el libro que traje para leer, es de una melancolía y tristeza como pocos y no estoy en ese mood –cuando menos por el momento-. Ya regresaré a mi casa y junto conmigo, todo el equipaje.

 

Recuento de los daños JulpmTue, 21 Jul 2009 12:03:33 +00002012009 20, 2009

Hoy, ya tengo 26 años y 1 día. Es una sensación rara, no sé porque siempre me ha pasado lo mismo. Al día siguiente de mis cumpleaños me entra una especie de melancolía y tristeza difícil de definir. Tal vez guardo un poco de luto por el año que acaba de morir, por un ciclo que se termina y por el innegable recuento de los daños del año que acaba de pasar.

Este año en particular es muy importante para mí. Terminé la maestría, entré a otra, cumplí años, llegó a su fin –pensé que nunca lo iba a lograr- una relación de varios años y mis papás me cortaron el subsidio económico que hasta el día de hoy me había permitido vivir tranquila y cómodamente.

 

No tengo trabajo, llevo varios meses tratando de conseguir algo y nada. Todo mundo me dice: “pero tú tan preparada, algo bueno encontrarás, no te desesperes” ¿cómo no me voy a desesperar? Ya no tengo dinero y sí tengo gastos –y varios-.

Hoy, cuando volteo a ver hacia atrás, pareciera que no he hecho mucho; me he dedicado a estudiar – no es que eso sea poca cosa- pero no tengo mucha experiencia laboral y pareciera que eso es indispensable para conseguir un trabajo hoy en día.

Creo que nunca voy a terminar de entender el: “se solicita mujer u hombre, entre 25- 30 años, con mínimo 5 años de experiencia – en el ámbito laboral que más les guste- con maestría, especialidad, doctorado o cualquier tipo de posgrado. Si no cumple con el 100% de los requisitos, favor de NO enviar su curriculum” A lo cual, yo siempre hago caso omiso, y de cualquier manera lo mando, pidiendo una oportunidad para adquirir la experiencia. Hasta el día de hoy, sin buenos resultados.

 

Sí, lo sé. Hoy ando de grinch, pero es que hay días en que me desespero sobre manera y pierdo toda esperanza de encontrar un trabajo pronto. Hay días – como hoy- en los que necesito quejarme, expresar y gritar a los cuatro vientos que este mundo es una porquería.

Sí, lo acepto; hoy no es mi mejor día – he tenido mejores-. ¿Pero cómo se supone que se le hace para encontrar un trabajo si lo único que he hecho – la mayor parte de mi vida- ha sido estudiar y nadie me ha querido dar mi primera oportunidad? Mi papá dice, que la necesidad va a hacer que encuentre un trabajo – el que sea-. Creo que me sulfata escuchar esa frase, no he estudiado toda mi vida, para encontrar un trabajo de mesera – no tengo nada contra ellas- simplemente no me parece justo para todo el tiempo, el esfuerzo y la dedicación que he tenido con mis estudios y conmigo misma. ¡No quiero el trabajo que sea! Me reuso a ser una infeliz que se despierte a las 7 y se duerma a las 10, sin mayores aspiraciones que recibir su cheque quincenal. Quiero un trabajo que valga la pena – sí, ya lo sé… limosnera y con garrote-.

P.D. Universo -en tu maravillosa grandeza- espero que escuches mi plegaria y me abras la puerta que necesito. Gracias!