Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Nuevos desafíos JunpmMon, 24 Jun 2013 20:03:10 +00001742013 20, 2009

Tengo algo importante que contarles. El 5 de julio empiezo una nueva aventura, mi primer programa de tv donde yo estaré a cargo de absolutamente TODO. Estoy MUY emocionada y MUY/HARTO/EN EXCESO nerviosa.

Sé que lo peor que puede pasar es que no salga, pero me encantaría que saliera remotamente parecido a como lo tengo en la cabeza. La idea es que sea un programa abierto, directo y muy honesto. Son ustedes los que me darán la pauta de hacia dónde ir. Todas sus propuestas son bienvenidas.

Si quieres sumarte al proyecto, eres más que bienvenido(a); la forma de apoyarnos es mandándonos tus dudas y/o comentarios vía correo electrónico a alessia.dibari@gmail.com en video. De esta manera, tendremos opiniones y dudas de gente normal, como tú… ¡que nos servirán a todos(as)! Tú experiencia es importante para mí.

Además, me puedes escribir en las redes en las que nos topamos todos los días, como twitter @SexologaDiBari o facebook “Sexóloga Di Bari”.  De esta manera, estaremos en contacto directo y sabré cuáles son tus inquietudes; que estoy segura, serán parecidas a las de muchos(as) más.

El tema del primer programa es: “Mitos de la femineidad”.  ¿Qué significa ser mujer? ¿Qué ventajas y desventajas sientes que tienen las mujeres? ¿Qué mitos conoces que tengan que ver con las mujeres? ¿Tienes alguna duda acerca de la femineidad?

Tú apoyo hace toda la diferencia. Participa y juntos hagamos de la sexualidad algo delicioso y muy de nuestro día a día.

¡Por una sexualidad libre y sin prejuicios! Bienvenido(a) a esta nueva aventura.

P.D. Ya se me estaba olvidando. Me podrás ver todos los viernes, en vivo, a partir de las 9:30 pm a través de dixo.com ¡Nos estamos viendo!

Anuncios
 

Carta al patrón de mi vida JunpmTue, 11 Jun 2013 23:03:02 +00001612013 20, 2009

A quien corresponda:

No sé cómo acercarme a tí sin que te espantes y salgas corriendo. Lo he intentado de diferentes maneras… unas con más éxito que otras.

No entiendo qué pasa. Sé que te gusto, me lo has dicho y lo siento cada que estamos juntos, sólo no te animas a dar el paso.

Se que te asusto, pero no se como ser toda la que soy y al mismo tiempo, hacerte sentir seguro. Me encanta ponerte nervioso, si te sirve de consuelo ¡yo estoy igual! Nuestra manera de manejar los nervios, diametralmente opuesta. Yo me aviento por más -cuando menos eso creo-, tu te haces chiquito o te engrandeces de tal forma que es imposible seguirte el paso.

Eres el hombre que SIEMPRE escojo, una y otra vez. Cambias de nombre, pero no de personalidad. Encantador, inteligente, con gran sentido del humor, workaholic, coqueto, divertido, de buen corazón y con un miedo terrible a la vida -lo tengas claro o no-.

Tu interacción conmigo, siempre la misma: “Me gustas, pero no. Me encantas, pero no me puedo dar el lujo de enamorarme de tí. Eres increíble, sólo no estoy listo para tí. No eres tú, soy yo.”

En gran parte me he vuelto una experta en pareja, por tí. En principio, por tratar de entenderte, al final entendí que siempre tiene que ver conmigo y no contigo. Sigo buscando, sigo probando, -a veces- te sigo llorando y otras – muchas- me divierto conociéndote y conociéndome. Bien dicen por ahí: “disfruta del equivocado en lo que llega el indicado”.

Desconozco sí existe tal cosa como “indicado”, pero sí sé que hago todo lo que está en mis manos por pasármela bien, no tomármelo tan en serio y hacer las cosas lo mejor que puedo. Recuerdo la frase que -invariablemente- le digo a mis pacientes: “Que una pareja llegue no depende de tí. Qué hacer cuando llega, sí”. Lo mismo me digo a mí misma. Veremos.

Lo único que sí tengo claro es que nunca me quedo con las ganas de hacer algo. Si he aprendido algo en pareja es: nunca te quedes con el “que hubiera pasado si…” Mejor ve y hazlo.

Me podrán acusar de muchas cosas el día que me muera… ¡pero nunca de no haber vivido! Eres mi 6 ala 7 -como te digo de cariño-, y sólo me queda agradecerte. Todos los días aprendo algo de mi, gracias a tí. Seguro nos seguiremos topando en la vida. Gracias.

 

La llegada de los 30 MayamFri, 17 May 2013 01:21:59 +00001362013 20, 2009

¿Algún día encontraré a alguien con quien compartir-me? ¡La pregunta del millón de dólares! Todos mis amigos –que por supuesto me quieren- opinan que sí… yo no estoy tan segura. Como les digo a algunos de mis pacientes… “Llevas X cantidad de años sin poder… ¿qué te hace pensar que vas a poder?” Es una intervención terapéutica, sirve para llevarlos a aceptar el estar solos, para así, poder estar en pareja.

Es un ganar-ganar. Si realmente aceptas y abrazas la idea de estar sola y  no encontrar a nadie, estarás tranquila y en paz, llegue o no llegue aquel. Dejas de buscar y te dedicas a disfrutar de todos los equivocados… porque sabes que el indicado no existe; lo cual –paradójicamente- hace más fácil el arrivo del susodicho en cuestión. Te relajas y eso hace que las cosas fluyan, sin presión… sólo por diversión. No hay expectativa, no esperas que nada ocurra.

Ahí está el quid del asunto… cuando se trata de pareja, me lo tomo demasiado en serio. Trabajo día a día para relajarme y divertirme en la búsqueda del buen hombre que quiera estar conmigo –y yo con él-… pero nomás no lo he logrado. Bueno, tengo mis momentos de iluminación. Me pongo en paz con el tema y luego se me va la paz; es un juego de estira y afloje.

Probablemente ando intenseando porque ya se acerca mi cumpleaños número 30 y mal que bien, hay ciertas expectativas con respecto a esta edad que no estoy logrando cumplir.

Me encanta mi vida, lo cual –en ocasiones- me da un poco (o un mucho) de culpa. Me duele darme cuenta que mucha gente a mi alrededor no disfruta su vida ni está contenta –como yo- con la mía. El único pelo en la sopa… ¡no tengo pareja! ¿Existen hombres que me gusten? ¡Varios! Ese nunca ha sido el problema… el problema es que me gustan los equivocados. JA.

Lo sé, ando de azotada. Pero todos necesitamos aventarnos al drama de cuando en cuando y para mí, hoy fue ese día. Tal vez sean las hormonas, el avecinamiento del onomástico ó simplemente traigo la vena atravesada, pero hoy ando con ganas de quejarme de mi vida amorosa.

Y es que sí, me da miedo no encontrarlo… pero tampoco estoy dispuesta a conformarme con quien sea. Exigencias básicas pues. Y sí, estoy dispuesta a quedarme sola, eso sí, con pequeños –o grandes- momentos de diversión/distracción de cuando en cuando… una cosa no se pelea con la otra.

Temo ser un número más del fenómeno “exitosa, pero sola”. Sí, hay crisis de pareja a nivel mundial… las mujeres no sabemos ser mujeres y los hombres no saben ser hombres. Sí, hay crisis de género, es notorio y todos hablamos al respecto. La pregunta que me asalta ¿podré ser una de las que logre encontrar el equilibrio? ¿encontraré mi lugar como mujer, pareja, profesionista, amante, madre, amiga, hermana, hija, etc? Claro, todo esto da lugar a mi tesis doctoral, que espero muy pronto comenzar… pero esa, es otra historia.

La pregunta a responder es: “¿Seré una más de la estadística o lograré marcar una diferencia?” Realmente espero ser la segunda. De lo que sí estoy segura, es que moriré intentándolo. Probando una y mil formas de cómo estar en pareja y experimentando mi ser mujer de múltiples y variadas maneras… hasta encontrar la mejor de las formas, la mía.

 

RESIGNIFICANDO MI FEMINEIDAD MarpmFri, 08 Mar 2013 16:08:29 +0000662013 20, 2009

¿Qué significa ser mujer? ¿Alguna vez te has puesto a reflexionar al respecto? Tanto mujeres como hombres, tenemos una versión acerca del significado de pertenecer a uno u otro género… pero, te has detenido a pensar, para ti – en particular- ¿qué significa? ¿Cómo lo vives? ¿Si estás de acuerdo con lo que esperan de ti –por el simple hecho – de pertenecer a uno u otro género?

Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora ó Día Internacional de la Mujer y me parece un buen pretexto para invitarlas a la reflexión acerca de nosotras mismas. ¿Quiénes somos? ¿Cómo nos sentimos respecto a nosotras mismas? De pronto, resulta complicado saber cuál es nuestro papel en la sociedad, en nuestras familias, con nuestra pareja, nuestros hijos(as), etc.

Creo importante hacernos estas preguntas, ya que muchas veces somos víctimas de nuestras propias creencias inconscientes porque nunca – o rara vez- nos tomamos el tiempo de hacer un repaso y notar en dónde estamos paradas y hacia dónde queremos avanzar.

Mujeres habemos de todo tipo, lo interesante es cómo te sientes respecto al perfil de mujer que crees ser o, más complicado aún, con la que te gustaría ser.

¿Estás a gusto con quién eres? ¿Sientes que cumples con lo que se espera de ti como mujer? ¿Ha habido momentos en los que hubieras preferido no serlo? ¿Ejerces tu sexualidad libremente y sin ningún tipo de traba? ¿Te sientes limitada en el ejercicio de tu sexualidad porque crees que las mujeres no podemos hacer tal o cual cosa?

No hay respuestas correctas o incorrectas. Contesta honestamente cómo te sientes, las conclusiones a las que llegues será información valiosa para ti y te dirá mucho acerca de quién eres y tu percepción del mundo.

Yo soy mujer y estoy orgullosa de serlo. Creo que el hecho de tener una vagina y dos pechos no dice nada de mí, excepto mi sexo. Creo, firmemente, que antes que mujeres u hombres, somos seres humanos y como tal quiero ser tratada y vista. Creo que las personas somos potencialidad en esencia y depende de nosotros hacer algo con todo ese potencial para convertirlo en algo valioso para nosotros y para las personas que nos rodean.

Tú, ¿en qué crees?

 

Mis dos amores EneamThu, 24 Jan 2013 11:47:18 +0000232013 20, 2009

Hoy, mientras veía unas fotos,  me dí cuenta que no les he escrito una carta para decirles lo importantes que son en mi vida. Francesca y Alessandra, son los dos regalos más grandes que la vida (a través de sus papás) me ha dado.

Sé que no soy la tía más paciente, pero desde mi impaciencia y a mi forma -la única que tengo-, les ofrezco todo lo que tengo y todo lo que soy.

Verlas crecer ha sido mágico. Es increíble como dos personitas tan diferentes entre sí, me recuerdan tanto a mí misma. A veces me dan ganas de cuidarlas y protegerlas del mundo, pero esa es una batalla que les toca a ustedes y en la cual yo siempre estaré detrás, para empujarlas e impulsarlas a seguir viviendo intensamente.
Cuando se caigan, pueden contar conmigo. Yo estaré aquí para ayudarlas a levantarse y curarles las heridas. Conmigo se vale llorar, reîr, hacer berrinche, patalear, estar tristes, tener miedo, alegría, etc. Lo peor que puede pasar es que yo tampoco sepa qué hacer y juntas descubramos el mejor de los caminos.

Fran, ya eres toda una niña grande. la primera, la que ha cargado con expectativas de todos nosotros, siempre tan perfecta. Mi vida, la vida es imperfecta y te amamos con todo y tus grandes imperfecciones. Eres adorable así como eres, se vale equivocarse… de eso se trata la vida. Se vale tener miedo -aunque te molestemos de un hilo-. No hay ser más valiente que aquel que se muere de miedo y abrazándolo se avienta a la vida. Tú eres de esas, mi pequeña valiente.

Ale, mi niña ruda. Eres toda dulzura y toda hiel. Tú, ante la duda, te enojas y te le vas encima a quien se te ponga enfrente. Mi pequeña bravucona… no te tienes que defender del mundo. Tu sonrisa cautiva a cualquiera, esa carita de pícara enamora a quien sea.

Mis niñas , las amo con todo mi corazón. Las palabras se quedan muy cortas cuando intento expresar todo lo que significan en mi vida.

Sepan que estoy aquí para ustedes. Sus papás están para educarlas y amarlas incondicionalmente. La ventaja de ser tía, es que a mí sólo me toca amarlas incondicionalmente y apapacharlas cuando se enojen con sus papás 😉

Con todo mi amor,

Su tía Ale ❤Imagen

 

Carta al hombre perfecto EneamMon, 21 Jan 2013 00:08:46 +0000202013 20, 2009

Es curioso. Extraño tenerte y nunca has sido mío. Existes en mis sueños y sin embargo, te anhelo, sueño contigo.

Me encanta pensar que algún día llegarás. Amo las largas pláticas que mantenemos…aunque sea sólo en mi imaginación.

Desde niña te busco, te escribo, me confieso contigo. Eres el que sabe mis más obscuros secretos y mis más sublimes deseos. Nadie me conoce como tú.

A veces creo que voy a perder la razón por creer que algún día llegarás. Me gusta imaginar mi vida contigo. Tú siempre sabes qué hacer. A tu lado me siento segura, protegida, escuchada…contenida.

He encontrado vestigios de tí en varios de los hombres con los que he estado… señales de tu existencia.

Sé que tienes que morir, pero no sé si estoy lista para dejarte ir. Has sido mi gran compañero. Eres el único que ha estado conmigo en todo momento. Es una historia larga. Sé que estás agonizando…te he visto morir día con día. Pero, supongo, me da mucho miedo quedarme sola…aunque, si lo pienso, he podido con peores cosas.

Creo que es momento de entregarme a mi destino, cualquiera que sea. Es hora de dejarte ir.

Tú, no existes. Yo te creé. Y es momento de soltarte. Me ayudaste, me cuidaste y me protegiste del mundo real… mientras yo no pude. Llegó el día de enterrarte y junto contigo, las expectativas y las creencias acerca de tí. Fue lindo, mientras funcionó. Hoy, puedo con el mundo real. Aunque duele y hoy estoy de luto… no puedo más que decir: ¡Gracias!

 

enero 2013 EnepmSun, 20 Jan 2013 23:54:02 +0000192013 20, 2009

Han pasado tantas cosas y apenas van 15 días de este nuevo año…nuevo ciclo…nuevas experiencias…nuevos amores…nuevos proyectos…
y con todo lo nuevo, el recordatorio de todo lo viejo. Viejos hábitos…viejos amores…viejos recuerdos.

No sé por qué, pero enero me resulta sumamente melancólico. Supongo que porque no puedo evitar hacer el recuento de los daños, el balance anual. Llega la revisión de propósitos pasados, de expectativas que yo misma puse sobre mí y que no he cumplido.
No me puedo quejar -aunque me encante hacerlo-. Este año ha empezado con muchas sorpresas, unas muy lindas y otras, no tanto.

Ni siquiera me puedo –ni quiero- imaginar lo que me depara el resto del año. 2013 es un año importante -como todos-, pero con ese simbolismo especial por estar próxima al tercer piso. Sí, a mitad de este año, cumpliré 30 y tengo tantos sueños y expectativas puestas en esa edad… ¡y tanto miedo de no llegar a cumplirlas! No temo desilusionar a nadie, excepto a mí misma… con eso es decir bastante.

He aprendido a “traicionar” los deseos de los demás con respecto a mi vida, pero los míos no. Y es que, no necesito juez más severo que el que llevo dentro de mí. Una constante sensación de no estar haciendo lo suficiente por mí, por mi familia, por mis amigos, por mis pacientes, por el mundo. Siempre siento que podría hacer mucho más de lo que hago.

He aprendido a convivir con mi juez interno y aunque, en muchas ocasiones -cada vez más- logramos llegar a acuerdos que nos funcionen a ambos sin que ninguno de los dos sufra… a veces, no lo logramos.

Constantemente me pregunto cómo vive la gente…sentirán igual que yo…pensarán igual que yo…verán el mundo como yo…tendrán anhelos parecidos a los míos. La gran mayoría de las veces creo que sí; aunque otras, me siento irremediablemente incomprendida.