Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

La manzana sanadora NovamMon, 11 Nov 2013 10:41:21 +00003142013 20, 2009

Duele verte México. Me duele ver a tu gente tan ávida de justicia, tan harta de todo lo que estamos viviendo y al mismo tiempo, sin medios para demostrarlo de maneras eficientes -que nos lleguen a todos-.
Mi Mexico, ese de las 1000 subculturas, ese lleno de matices y contrastes. Yo creo en el esfuerzo y el trabajo diario, pero hay quienes ni partiéndose el lomo tendrán acceso a una educación que valga la pena, a un préstamo para empezar su propio negocio o las herramientas emocionales para hacerse cargo de quiénes son y dejar de echar culpas.
Si tenemos el país que tenemos, es porque así lo hemos decidido. Tenemos -tristemente- el gobierno que nos merecemos.
Un país tan cínico y lleno de corrupción es difícil que salga adelante. Tan lleno de dolor, frustración e impotencia. Apático y sin ganas de nada. Siempre preocupados por mantener lo que tenemos, sin importarnos nadie más.
México, el país de los compadres y las relaciones. México el país del mañana.
Amo tu alegría, hasta que se convierte en vale madrismo. Somos un país que se reinventa cada seis años, el país del hoy. Mañana: “Dios proveerá”. Duele ver como nos quejamos y no hacemos nada por remediar el origen de nuestras dolencias.
Creo, en honor a uno de mis alumnos -que así la bautizó-, en la teoría de la manzana sanadora y soñadora. Esa manzana que no se deja pudrir, aunque esté rodeada de iguales putrefactas. Una manzana que -de hecho- contagia salud, que reconstruye tejidos y limpia heridas.
Si tan sólo fuéramos capaces de conectarnos unos con otros, de recordar eso que nos hace humanos.
Yo creo en lo que hago y creo en mi país. Oportunidades para irme en búsqueda de “mejores oportunidades” siempre he tenido y creo que siempre estarán ahí, pero creo en mi México. Amo mi país y todos los días lo elijo como mío; todos los días decido hacer lo mejor que puedo por mi y por la gente.
Trabajo con dos hombres increíbles con los que creé una empresa de desarrollo humano. Nosotros, creemos en hacernos responsables de quienes somos; necesitamos entender que culpar a los demás por mis múltiples y variados problemas, no soluciona nada. Necesitamos tomar acción, empezando por nosotros, haciéndonos cargo de nosotros -eso incluye pedir ayuda-, cuando la necesitamos. Somos más los que sí queremos un México -y un mundo- diferente. Hagámoslo posible.
manzana sanadora
 

Recordatorio JunpmSun, 03 Jun 2012 23:06:46 +00001542012 20, 2009

No me conformo con dar gracias porque fue SIN violencia!
No me conformo con vivir en un país que da para mucho más y que por la comodidad de gente que prefiere irse por la vía rápida; encima de todo, tenga que dar “gracias” porque no me pasó nada.

 

Hoy fui a dar una conferencia a la Benemérita Escuela Nacional de Maestros y cómo no quejarme, si ahí me robaron las tarjetas, el i-phone, mi IFE y la licencia… todo esto, mientras daba una conferencia de equidad de género en el aula.

Irónico que mientras platicaba acerca de la valentía que se requiere para cambiar al mundo y cuestionarte creencias -para así poder hacer algo diferente- … alguien -amante de lo ajeno- decidiera que era un gran momento para irse en automático por el camino fácil y saquear mi bolsa; correr al supermercado más cercano y vaciar mis tarjetas. Cuando bajé y noté el robo, era demasiado tarde, el daño estaba hecho.
Por si fuera poco, para cerrar con broche de oro, las edecanes del evento que me estaban ayudando a buscar mi celular,  lo único que me decían era: “Nadie tocó su bolsa maestra. Yo creo que ha de haber dejado el celular y sus tarjetas en casa”  Quéeee?! Cómo se atreven?! Si no van a hacer algo al respecto, mejor NO hablen! … ahora resulta que la ladrona soy yo o cómo.

Insisto, este tipo de situaciones me enojan muchísimo. No me conformo con consolarme porque “pudo haber sido peor” o con que “lo material se recupera”. Estas cosas ¡no deberían de pasar! La gente deberíamos poder salir tranquilos a la calle, sin preguntarnos si regresaremos vivos o seremos víctimas de la violencia absurda de este, nuestro amado México.

Yo he vivido la violencia en carne propia. Cuando tenía 14 años, 7 personas entraron a asaltar mi casa con pistola en mano. Y no estoy dispuesta a “dar gracias” porque en esta ocasión corrí con “suerte”  ¡¿Cuál suerte?! No confundamos la leche con la magnesia, esto no es suerte…

Yo, sí creo que las cosas pueden ser distintas; que no tenemos por qué pagar unos por las fechorías de otros! Sí creo que unidos, podemos hacer un cambio. Sí creo que si estudiamos y nos cuestionamos cómo llegamos hasta aquí, encontraremos respuestas interesantes, con soluciones aún más interesantes.
Estoy convencida que hay que apostarle a la educación y sigo trabajando y poniendo mi granito de arena para que esto sea una realidad.
Creo en mi país y no estoy dispuesta a perder la fe, a dejar de confiar en la gente, a salir y caminar por las calles de esta ciudad, segura de que regresaré sana y a salvo a mi casa. Hoy, me siento herida, triste, lastimada…y me he repuesto de cosas mucho peores, pero no estoy dispuesta a acostumbrarme a estos a estos actos, a dejar que dejen de sorprenderme, a que dejen de doler… sin esto, olvidaría que no está bien, que no es normal vivir así y no es el mundo que le quiero dejar a mis hijos -que aún no llegan- ó a mis sobrinas -que ya están aquí-.

Por un México en paz.

 

Decidir es renunciar NovamWed, 18 Nov 2009 00:01:13 +00003212009 20, 2009

Filed under: Artículos — Alessia Di Bari @ 12:01 AM
Tags: , , , , , , , ,

Decidir es renunciar y por lo tanto siempre es algo difícil de hacer. Mientras decidía sobre qué escribir, me acordé de la polémica discusión que se armó ayer en Twitter acerca del aborto –tema escabroso y complicado-. Habían Twitts (comentarios) en contra y a favor; para variar, metí mi cuchara en el tema y claro está recibí todo tipo de respuestas.

 

Lo importante de todo esto, cuando menos lo importante para mí, es dejar claro que no estoy ni a favor ni en contra del aborto, pero sí creo que cada mujer debería poder decir si está bien o mal para ella; si funciona o no para ella.

Estoy a favor de la información y de las decisiones tomadas a conciencia.

 

Particularmente, es un tema que me toca profundamente, puesto que me ha tocado acompañar en este difícil proceso a más de una amiga en este tipo de decisiones –nada fáciles- que han cambiado y marcado sus vidas.

 

No quisiera estar en los zapatos de ninguna de ellas, nadie podemos saber qué pasa por sus mentes, por su cuerpo… sólo ellas. Existen todo tipo de situaciones por la cuales una mujer decide abortar, desde cuestiones económicas hasta cuestiones que van más allá de mi entendimiento, pero existen.

 

Lo que creo que pasa con el aborto es que es una realidad y eso no lo podemos cambiar, cuando menos no mágicamente. Existen muchísimos embarazos no deseados y muchas mujeres que seguirán abortando con o sin asistencia médica, sea legal o no. Es importante no querer tapar el sol con un dedo, las mujeres van a seguir abortando… podemos brindarles los medios y la información necesaria para que el evento sea lo menos traumático posible o podemos seguirnos haciendo de la vista gorda y hacer como que en México este tipo de situaciones no ocurren.

 

CONAPO afirma que “existe evidencia de un subregistro de la mortalidad materna y de una incorrecta asignación de ciertas causas de defunción, en particular del aborto”,1 y que ésta es la tercera causa de defunción materna en nuestro país.2

 

Por lo tanto,  más importante que estar a favor o en contra del aborto, lo verdaderamente crucial es la educación en materia de sexualidad desde la infancia. Lo realmente poderoso sería educar, para poder prevenir este tipo de situaciones y que las mujeres no tuvieran que decidir entre ser madres o no. Está bien atacar, legislar y ver qué vamos a hacer con el problema que tenemos hoy en día que son los embarazos no deseados, pero tenemos que aprender, ampliar nuestra visión e ir más allá… prevenir y eso sólo se logra con educación.

 

Ojalá que en algún momento –esperemos no muy lejano- las mujeres no tengan que tomar decisiones tan difíciles –inclusive de vida o muerte, que insisto, marcarán sus vidas para siempre. No es ser fatalista, es una realidad.

Cualquier mujer que se haya practicado un aborto, te va a decir que ha sido sino la más difícil, sí una de las decisiones más difíciles de su vida y que llevarán con ellas para siempre.

 

No es cosa fácil, porque entran en juego intereses de todo tipo… religiosos, económicos, sociales, morales, éticos, etc. ¿pero no deberíamos las mujeres poder decidir sobre nuestro cuerpo?

Por otra parte, tampoco me gustaría dejar de lado que las mujeres también deberíamos decidir con quién queremos estar, cómo queremos estar, bajo qué circunstancias estar y estar concientes que así como tenemos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, creo que también tenemos la obligación de informarnos acerca de este.

 

1 CONAPO, Diez hechos relevantes sobre el aborto en México, México, 1998.
2 CONAPO, Cuadernos de salud…, op. cit., p. 69.

 

Un día como hoy… SeppmFri, 18 Sep 2009 22:34:20 +00002602009 20, 2009

Esta es la denuncia de una mujer dolida, lastimada por su gente, por su país.

Hoy, desde que me amaneció, sentí un dolor en el corazón… esos dolores profundos, que sólo pueden ser causados por la muerte de un ser amado y que se acrecientan si esa muerte fue provocada.

Hoy sería el cumpleaños de un hombre que quise mucho y del cual llevo conmigo un gran recuerdo. Era el doctor de cabecera de mi familia y el mejor amigo de mi papá, sólo que hace unos meses la inseguridad y la violencia de este lindo –pero violento- país donde vivo hizo de las suyas.

Fue secuestrado y asesinado sin más ni más. Así, se llevaron a un padre de familia, a un amigo entrañable, a un tío amoroso, a un hermano entregado, a un esposo maravilloso, a un pediatra de muchos… a un ser humano excepcional.

 

Escribo esto y mis ojos se llenan de lágrimas al recordarlo, pero sobre todo me inunda el coraje de vivir en un país de bárbaros, de caníbales… seres humanos matando a seres humanos –por unos centavos-.

Yo no sé ustedes, pero yo sí he sido presa de la violencia de este país –mi país- del que dicho sea de paso me siento orgullosa y al mismo tiempo lastimada y ultrajada por él.

Yo he vivido en carne propia los estragos que causa la violencia física y emocional de seres, que por un poco de poder, de dinero o de qué se yo… son capaces de pasar por encima de otro ser humano, de humillarlo, de someterlo, incluso de asesinarlo. Lo único que puedo decir es… ¡YA BASTA!

 

Estoy harta de los mexicanos –que se dicen mexicanos- y que no hacen nada por su país. Estoy a favor de los movimientos pacíficos, de no quedarnos callados, de denunciar las injusticias, de hacer algo por nuestro país en el que no se vale que por unos pocos, tengamos que pagar tantos y tantos.

Amo a mi país, pero amar no significa aceptar ciegamente y sin ningún tipo de condición todo lo que nos digan.

No estoy dispuesta a vivir con miedo, a entregarles mi libertad ni mis sueños. Me quedo aquí porque creo en mi país y estoy dispuesta a luchar por hacerlo mejor. La VIOLENCIA SÓLO GENERA VIOLENCIA, mientras no entendamos esa premisa básica, vamos a seguir combatiendo desde la trinchera equivocada.

 

Lo digo desde la entraña porque es la única que no miente, lo digo con los ojos llenos de lágrimas porque me duele. Duele ver un país con tantas riquezas y a la vez tanta pobreza.

Voto a favor de un país donde la gente estudie y se supere, se vuelva crítica de sus leyes, de sus gobernantes… gente a la que no puedas “comprar” con un lunch durante un meeting (porque no tienen que comer)… gente que se una para crear movimientos sociales y reclamar a sus gobernantes con lo que no estén de acuerdo, siempre desde el diálogo. No puedes pedir que dejen de gritar si tú lo haces.

 

En fin, me podría seguir páginas y páginas… pero no los quiero aburrir. Mi única intención es instarlos a ver más allá, a darnos cuenta que sí hay cosas que podemos hacer, que entre todos podemos cambiar a México y hacerlo un país del cual todos nos sintamos sumamente orgullosos y en el cual, las futuras generaciones todavía tengan un lugar asegurado y mucho mejor del que nos está tocando a nosotros o del que le tocó a nuestros papás.

Me acordaba de este pasado 15 de septiembre y recordaba –con tristeza- que fue el primero en el que no grite ¡Viva México!

 

Reflexiones de un día lluvioso AgoamMon, 31 Aug 2009 01:47:49 +00002422009 20, 2009

Ha sido un fin de semana ajetreado, entre las cosas que hice, estuvo acompañar a una de mis mejores amigas a Pachuca a recoger unas cosas y pues ya que andábamos por ahí fuimos a conocer Real del Monte. Me gustó mucho, me lo imaginaba diferente, pero superó mis expectativas. Me hubiera gustado quedarme más tiempo ahí, es como para quedarte el fin de semana completo y disfrutar del pueblito; por algo forma parte del recorrido de los “Pueblos Mágicos” de México… vale la pena.

 

De regreso nos tocó una lluvia infernal y –como mujer prudente que soy- venía manejando a 20 km/hr. En el camino, no sé ni cómo, se nos ocurrió empezar a repasar nuestros conceptos de geografía… ¡pésima opción! Creo que tendré que meterme a un curso intensivo, o sea estoy en el mismísimo hoyo.

Yo me quejaba de los extranjeros –específicamente alguno que otro italiano que me topé en el camino- que no sabían dónde está México y ahora debo confesar –con vergüenza- que si me encuentro a alguien de Bahréin me quedaría igual que los anteriormente mencionados.

Me sentí mal conmigo misma por no tener la más remota idea, ya no digamos de la historia, pero cuando menos de su ubicación geográfica. Creo que es algo de respeto –y reconocimiento- básico hacia la existencia del prójimo.

 

Pero no nos vayamos tan lejos, no lográbamos acordarnos de todos los países de América –continente en el que vivimos-, ahí sí ya mejor nos echamos a reír –para no llorar- y decíamos: “No puede ser, nos los tenemos que saber. A ver, probemos por orden alfabético” Así nos pasamos TODO el camino de regreso, dándonos cuenta de nuestra GRANDISIMA ignorancia.

 

Mejor ni les cuento cuando intentamos decir los países con sus respectivas capitales ¡fue el acabose! Verdaderamente no sé cómo fue que me saqué 10 en geografía, ¡no doy una! Si estuviera jugando maratón, seguro arrasaba la ignorancia… que pena.

 

Como se podrán imaginar, llegamos a revisar un mapamundi, cuando menos para darle una repasada y refrescar un poco la memoria. Creo que a partir de mañana empezaré –de nueva cuenta- a repasar (porque se supone que ya los estudié) todos los países del mundo, con sus respectivas capitales. No sé porque me importa…pero me importa –y mucho-, así que haré algo al respecto.

 

Para los que se quedaron con la duda, Bahréin está en Asia y su capital es Manama.