Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Nuevos desafíos JunpmMon, 24 Jun 2013 20:03:10 +00001742013 20, 2009

Tengo algo importante que contarles. El 5 de julio empiezo una nueva aventura, mi primer programa de tv donde yo estaré a cargo de absolutamente TODO. Estoy MUY emocionada y MUY/HARTO/EN EXCESO nerviosa.

Sé que lo peor que puede pasar es que no salga, pero me encantaría que saliera remotamente parecido a como lo tengo en la cabeza. La idea es que sea un programa abierto, directo y muy honesto. Son ustedes los que me darán la pauta de hacia dónde ir. Todas sus propuestas son bienvenidas.

Si quieres sumarte al proyecto, eres más que bienvenido(a); la forma de apoyarnos es mandándonos tus dudas y/o comentarios vía correo electrónico a alessia.dibari@gmail.com en video. De esta manera, tendremos opiniones y dudas de gente normal, como tú… ¡que nos servirán a todos(as)! Tú experiencia es importante para mí.

Además, me puedes escribir en las redes en las que nos topamos todos los días, como twitter @SexologaDiBari o facebook “Sexóloga Di Bari”.  De esta manera, estaremos en contacto directo y sabré cuáles son tus inquietudes; que estoy segura, serán parecidas a las de muchos(as) más.

El tema del primer programa es: “Mitos de la femineidad”.  ¿Qué significa ser mujer? ¿Qué ventajas y desventajas sientes que tienen las mujeres? ¿Qué mitos conoces que tengan que ver con las mujeres? ¿Tienes alguna duda acerca de la femineidad?

Tú apoyo hace toda la diferencia. Participa y juntos hagamos de la sexualidad algo delicioso y muy de nuestro día a día.

¡Por una sexualidad libre y sin prejuicios! Bienvenido(a) a esta nueva aventura.

P.D. Ya se me estaba olvidando. Me podrás ver todos los viernes, en vivo, a partir de las 9:30 pm a través de dixo.com ¡Nos estamos viendo!

Anuncios
 

conquistando nuevos territorios JulamFri, 24 Jul 2009 07:14:30 +00002042009 20, 2009

Mientras pensaba en lo que me gustaría hacer con mi vida… el tipo de trabajo que me gustaría tener, la pareja que me encantaría encontrar, los lugares que me gustaría conocer – Machu Picchu 2010, ya esta apartado- ; decidí mandar un correo electrónico a varios de mis amigos para pedirles un favor.

Me di cuenta que pedir favores no es lo mío. Me cuesta muchísimo trabajo pedir cualquier tipo de favor, lo cual me remonta a que el pedir ayuda es UN tema.

De pronto tengo un orgullo medio estorboso, me queda claro que en momentos de mi vida me ha sacado adelante – ha sido una gran herramienta, y como diría una amiga: “el hambre me tira, pero el orgullo me levanta”. Siento que hasta cierto punto es bueno tener este “orgullo”, pero en la mayoría de los casos no sirve para nada – todo lo contrario -, es bastante estorboso. Cuando menos eso es lo que dicta mi experiencia personal.

Luego veo gente que pide ayuda de cualquier tipo, por chiquita que sea – y no veo como que esto les incomode-. A mí me molesta tener que pedir ayuda, soy la típica mujer que TODO lo puede SOLA. O sea, para que me entiendan…yo cargo el garrafón del agua, aunque me ofrezcan ayuda… no!, yo puedo sola! Los que cuidan los coches en los estacionamientos de los súper mercados… “señorita le ayudo”, no! yo puedo sola! (ni que estuviera manca pues). Y lo mejor de todo es que me ofendo y me enojo si alguien se atreve a ofrecerme su ayuda amablemente. Siempre me pregunto… ¿qué no me ven? Soy una mujer grande – en todos los sentidos- ¡yo puedo sola!

Lo mismo con el trabajo, pareciera que me tengo que demostrar a mí y al mundo entero, que yo solita pude, que nadie me ayudó, que no se lo debo a nadie. Me molesta sobre manera sentir que le debo algo a alguien, que no lo logré por mis propios méritos. Me queda claro que soy muy exigente conmigo misma, pero no conozco otra forma de ser, siempre he sido así y hasta hace algún tiempo, me funcionaba. Soy muy perfeccionista y evidentemente me gusta que las cosas estén a mi manera, porque obviamente NADIE lo va a hacer igual de PERFECTO que yo… (ay, pobre, creo que eso es una patología, no?) En fin, ya le preguntaré a mi abuelo – es psiquiatra-, él lo sabrá mejor que yo.

En resumidas cuentas y para no hacer más largo el cuento – o mejor dicho el post-. Hoy me atreví a pedir ayuda (y debo aceptar que me sentí bien); le mandé un correo a varios de mis conocidos y amigos cercanos para contarles todo lo que ustedes ya saben… que no tengo trabajo y que estoy buscando de preferencia en el ramo de medios impresos (revistas, periódicos, alguna editorial… en general cualquier tipo de medio impreso y/o electrónico); pero que  finalmente estoy abierta a la posibilidad de encontrar cualquier otro trabajo, con tal de que sea trabajo.

La cuestión aquí es que me costó mucho trabajo – como reflexionaba unos párrafos arriba- redactar el correo; no me salían fácilmente la palabra ayuda, ni la palabra favor. Aunque al final, lo logré – me sentí extrañamente bien – y mandé el correo (con pliego petitorio y todo).

Así que hoy he conquistado un pedacito de mi orgullo, le bajé dos rayitas a mi soberbia actitud que de pronto – sólo de pronto- no me sirve de mucho. Y pues bueno, el mensaje está mandado… ya veremos que pasa. El camino ya se abrió.