Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Carta al patrón de mi vida JunpmTue, 11 Jun 2013 23:03:02 +00001612013 20, 2009

A quien corresponda:

No sé cómo acercarme a tí sin que te espantes y salgas corriendo. Lo he intentado de diferentes maneras… unas con más éxito que otras.

No entiendo qué pasa. Sé que te gusto, me lo has dicho y lo siento cada que estamos juntos, sólo no te animas a dar el paso.

Se que te asusto, pero no se como ser toda la que soy y al mismo tiempo, hacerte sentir seguro. Me encanta ponerte nervioso, si te sirve de consuelo ¡yo estoy igual! Nuestra manera de manejar los nervios, diametralmente opuesta. Yo me aviento por más -cuando menos eso creo-, tu te haces chiquito o te engrandeces de tal forma que es imposible seguirte el paso.

Eres el hombre que SIEMPRE escojo, una y otra vez. Cambias de nombre, pero no de personalidad. Encantador, inteligente, con gran sentido del humor, workaholic, coqueto, divertido, de buen corazón y con un miedo terrible a la vida -lo tengas claro o no-.

Tu interacción conmigo, siempre la misma: “Me gustas, pero no. Me encantas, pero no me puedo dar el lujo de enamorarme de tí. Eres increíble, sólo no estoy listo para tí. No eres tú, soy yo.”

En gran parte me he vuelto una experta en pareja, por tí. En principio, por tratar de entenderte, al final entendí que siempre tiene que ver conmigo y no contigo. Sigo buscando, sigo probando, -a veces- te sigo llorando y otras – muchas- me divierto conociéndote y conociéndome. Bien dicen por ahí: “disfruta del equivocado en lo que llega el indicado”.

Desconozco sí existe tal cosa como “indicado”, pero sí sé que hago todo lo que está en mis manos por pasármela bien, no tomármelo tan en serio y hacer las cosas lo mejor que puedo. Recuerdo la frase que -invariablemente- le digo a mis pacientes: “Que una pareja llegue no depende de tí. Qué hacer cuando llega, sí”. Lo mismo me digo a mí misma. Veremos.

Lo único que sí tengo claro es que nunca me quedo con las ganas de hacer algo. Si he aprendido algo en pareja es: nunca te quedes con el “que hubiera pasado si…” Mejor ve y hazlo.

Me podrán acusar de muchas cosas el día que me muera… ¡pero nunca de no haber vivido! Eres mi 6 ala 7 -como te digo de cariño-, y sólo me queda agradecerte. Todos los días aprendo algo de mi, gracias a tí. Seguro nos seguiremos topando en la vida. Gracias.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s