Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

el topo NovamWed, 18 Nov 2009 00:30:26 +00003212009 20, 2009

Sacando escritos que tenía en el tintero desde hace un tiempo y aunque el sentimiento ya no está vigente… igual y vale la pena que vean la luz.

 

El que busca encuentra… eso que ni qué. Hoy encontré algo que no debí –de principio- haber buscado, pero soy curiosa y me gusta darme de frente con las cosas.

Me siento un topo – ciego y torpe frente a la luz-; tal vez por eso necesito toparme con ella, estamparme de a tiro, para poderla sentir.

 

Siento que el estómago me tiembla, el cuerpo entero me hormiguea… me siento traicionada y por algo que yo incité y –evidentemente- se salió de mi control. Ahora tiene vida propia, secreta y obscura. Ya nada tengo que ver con el asunto, pero a alguien a quien le he confiado mi vida entera, sí. De verdad creí que su lealtad era conmigo, pero veo que juega en las dos canchas y no sé si estoy dispuesta a jugar ese juego. No estoy diciendo que esté mal, simplemente creo que yo no quiero estar ahí.

 

Desde mi perspectiva, ella no tendría nada que hacer ahí… ni siquiera es su amigo, estaba ahí por mi, para mí, porque yo se lo pedí –cuando menos eso creí-. Ahora ya no sé qué pensar, qué sentir, para donde jalar.

 

Me siento decepcionada, no sé si de ella, pero de mí seguro que sí. Espero que esta vez sí me sirva de lección para no volver a involucrar a ninguna de mis amigas en mi próxima relación, nada tienen que hacer ahí de intermediarias porque –sigo sin explicarme bien el por qué- las cosas se vuelven truculentas y turbias.

 

Tengo claro que en gran parte es mi responsabilidad y no sé cómo salirme del juego, porque no quiero renunciar a una amistad por una estupidez mía –que de alguna forma ella compartió conmigo-, pero ahora tampoco me siento cómoda. Tal vez no fui lo suficientemente clara al momento de explicarle mi situación con él y lo que esperaba de ella…simplemente le dije que ya no quería saber nada de él, ni si le hablaba ni si no le hablaba. Esas fueron mis palabras, pero creo que no fui nada clara porque para mi era obvio… o sea, si su lealtad es conmigo, ella ya no debería tener absolutamente nada que ver con él –mucho menos salir con él al café- ¿para qué? Para que se pitorreen de la risa de mí, para que le de por su lado o le platique algo de mi vida… seguramente me estoy dando más importancia de la que tengo (tal vez ni siquiera me mencionan), pero de igual forma, no veo por qué saldría con él. Antes de lo mío, ellos no eran amigos.

 

No sé, estoy confundida. La verdad es que no atino a pensar nada coherente en estos momentos. Me siento traicionada, es lo único que siento. Como si se estuvieran riendo de mí y si hay algo que no soporto, es sentir que me quieren ver la cara de pendeja.

No tengo la menor idea de si algo de lo que estoy diciendo sea real, o sea, la foto es real… todo lo demás no lo sé, pero mi imaginación ya hizo su parte. Ahí radica uno de los problemas principales de tener una ávida y desbordante imaginación.

 

Insisto, el que busca… encuentra. Ahora sólo me queda tratar de tranquilizarme, para tomar la mejor decisión.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s