Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Ironías de la vida SeppmSun, 06 Sep 2009 20:27:06 +00002482009 20, 2009

Odio las comedias románticas –pero insisto en verlas una y otra vez-. Probablemente porque me recuerdan lo patética que es mi vida amorosa.

 

Siempre que salgo del cine de ver una de estas chick flicks, me invade el mismo sentimiento… ¡maldito Hollywood! ¿Por qué hacerme creer –desde la infancia- que el amor a primera vista existe y que los chicos malos pueden cambiar?

 

Los chicos malos, son malos –como su nombre lo indica- y no hay amor alguno que los haga cambiar; bueno probablemente el propio, pero tienen que llegar solitos a esa conclusión.

 

En todas estas películas, la dinámica es la misma… hombre guapo, patán, inteligente e irresistiblemente sexy se enamora de chica y cambia; el amor de ella lo cambia –claro está-.

Cabe aclarar que este tipo de hombres, además, siempre han tenido algún tipo de sufrimiento (eran feos, les rompieron el corazón, la vida los trató mal, etc.) que justifica el por qué de su actitud de “chicos malos”. Y claro, son la combinación perfecta entre malos, pero con sentimientos; rudos, pero tiernos; duros, pero frágiles y así nos podemos seguir con una interminable lista de atributos –opuestos entre sí- que caracterizan a este tipo de personajes.

 

No sé, este tipo de películas me hacen pensar en si realmente ese tipo de amores existen, en si ese tipo de hombres existen en algún rincón del planeta. A mis cortos 26 años no he tenido el gusto de ser correspondida en amores, tal vez por eso mi amargura al ver este tipo de historias.

Y sí, no puedo evitar preguntarme si algún día viviré una historia parecida. ¿Existen hombres así de románticos? ¿Existen hombres así de entregados? ¿Existen hombres que sean capaces de semejantes cosas por amor –por amor a mí-?

 

Existe tal cosa como el amor o es que sólo somos víctimas de nuestras hormonas, que se disfrazan de algo parecido para que podamos procrear y continuar la especie… ¿acaso será un chiste biológico el amor?

 

No sé, en general soy bastante cursi y vivo esperando que el amor –como el que sale en las películas- llegue a mi vida, me lo tope en el súper o lo encuentre en alguna de las tantas librerías que comúnmente visito.

En algún momento creí haberlo encontrado, pero la vida se encargó de mostrarme que no fue así, por la simple y sencilla razón que nunca fue correspondido.

 

Tal vez, justo por eso, me mueven tanto este tipo de filmes… ¿será que algún día alguien se enamorará de mi y creerá que soy lo suficientemente maravillosa para querer compartir su vida conmigo? Yo sí he sentido eso por alguien, lo triste es que ese alguien no lo sintió por mí y tengo la duda –gran duda- sobre si habrá por ahí algún hombre –despistado y seguramente algo perdido- que se enamore –loca y apasionadamente- de mí.

 

Lo curioso del asunto es que trabajo con parejas, los acompaño en su proceso de reencontrarse nuevamente entre ellos. Les dejo ejercicios para que aprendan a comunicarse, a entregarse y a confiar el uno en el otro. Paradójico, ¿no? Lo mejor… ¡funciona! Soy bastante buena… ironías de la vida.

Anuncios
 

11 Responses to “Ironías de la vida”

  1. memariangel Says:

    Las ironias de la vida…Muy entretenido to post, aunque estoy segura que no eres la unica que siente y piensa todo eso, de seguro eres una de las pocas que lo escriben pero en general a todos nos a pasado.
    no se si sufrimos mas con una comedia romantica, o con una pelicula de terror. Dichas comedias lo que hacen es profundizar la idea de amores tan idealizados que parados ante cualquier lindo encuentro de igual forma hacen ver nuestras vidas amorosas pobres y tristes.
    Pero animo, podemos llegar a creer que es tan solo un plan de ventas – de hollywood!

  2. Cynthia Says:

    Yo considero que el daño que nos hacen esas películas es tremendo, y empezando con Walt DIsney, con el afan de vestirnos de princesas, y buscar el principe azul.. sin embargo el principe azul no existe, porque nosotras no somo princesas y creo que entre mas pronto entendamos eso, mas fácil sería….

    Sin embargo, pues la procreación es necesaria.. jajaja.. tenemos que acabar de sobrepoblar al mundo, así que no podemos perder la esperanza de encontrar una persona ad hoc a nosotros, pero sin telarañas en la cabeza sobre el principe azul y sobre todo esa hisotria de que las pobres nos podemos volver ricas, y nos aceptan como rosa salvaje..

    jajajaja.. me encantó el blog.. besos

  3. Antígona Says:

    Jajaja, así pasa. Yo soy asesora contable, bastante atinada con la administración de mis clientes (modestia aparte), pero un asco en el manejo de mis propios recursos monetarios (situación que espero corregir).

    Ummmh, yo creo en los amores perfectos que aparecen en el momento más inoportuno y llegan para iluminarte el día. Ya me sucedió que encontré una mujer magnífica de esa forma, que me dijo “me gustas así, como eres”, muy en la onda de Bridget Jones.

    El asunto de las películas románticas es que nomás llegan hasta el punto del enamoramiento y el “oh, eres perfecto/a para mí, besémonos y seamos noviecillos”. Y luego de ahí, ya no cuentan más. Yo creo que ese es el fallo. Pensamos en el hombre/mujer perfecto que queremos hallar y puede que lo hallemos. Pero nunca planeamos qué haremos después con esa persona (y no hablo de bodas, que eso tira demasiado pa’l largo plazo).

    Obviamente, querer que tu pareja “cambie para ganar tu amor” es un deseo muy de teenager. Lo que deberíamos hacer, honestamente, es encontrar un amigo/a adorable que guste mucho de nosotras. Y sobre esa persona, ir haciendo acuerdos y ceder a veces y obligarlo/a a que ceda otras. Construir acuerdos y esperar que un día quiera mudarse y vivir de una manera distinta, acompañadas. El amor surge del día a día. El enamoramiento es dulce y hermoso, pero yo quisiera poder aspirar a algo más que eso. Quiero amor. Quiero consuelo y apoyo para mí y poder brindarlo. Quiero paz, confianza, cariño, juegos y peleas de dos días y esas cosas ñoñas… No sé por qué, pero lo anhelo más que un revolcón de campeonato con una chica hipersexy.

    • Alessia Di Bari Says:

      Hola Antígona,
      gracias por tu comment! No podría estar más de acuerdo contigo, creo que el enamoramiento está increíble, pero igual que tú, aspiro a un amor del día a día. Habrá que seguirlo buscando, seguro aparece un día de estos… como todos dicen: “el día que menos te lo imagines”.
      Que estés muy bien! Saludos.

  4. MAGAQUIJANO Says:

    Wow… Pocas veces leo algo con lo que me sienta identificada. Se puede decir que he sido de buenas en ese aspecto, pero el par de veces que me ha ido mal… Son para escribir un libro!!!

    Creo que como tú misma dijiste, apenas tienes 26 años. Y pienso que el error en el que caemos varias mujeres es en convencernos de que tenemos una ÚNICA oportunidad. Por culpa de la sociedad, las películas, los cuentos de hadas, ve tú a saber. Pero viendo lo dinámica que es la vida, y por lo tanto, la personalidad de cada cual, te puedo asegurar que todos tenemos varias oportunidades de enamorarnos, de encapricharnos y de sufrir por eso mismo.

    Conozco a alguien mayor que dice que lo que más extraña de ser joven es llorar por amor. Porque lo hace sentir a uno vivo.
    Aún así, it sucks, trust me, i know!

    Pero nada dura para siempre, ni siquiera lo malo.

    Good luck and perfect timing, it’s all we need.

  5. Carlos Says:

    Yo soy el Carlos que te ha estado contestando los twitts hace un rato… yo tambien estoy en desacuerdo!!! Sí existimos hombres entregados que somos bien babotas como pa andar todo el dia pensando en ustedes y planeando las citas y cosas para sorprenderlas… Que somos capaces de irnos una hora antes a reconocer el lugar de la cita pa que cuando lleguemos con ustedes no llegemos a lo desconocido… Capaces de planear una salida a tomar un cafe durante horas un dia antes para que todo salga lo mas cercano a perfecto… Pero la experiencia me dice que hay que ser el chico malo primero y luego el chico bueno despues. Lo malo es que para los que somos chicos buenos en el fondo, eso es tremendamente dificil, si no es que imposible, ya que eso nos impediria ser honestos con ustedes y con nosotros mismos. chale. La experiencia tambien me dice que probablemente sea cierto eso que dice todo el mundo, que para que nos hagan caso, tenemos que castigarlas un poco e ignorarlas otro tanto. ¿Que como lo se? por que toda la vida he intentado hacer lo contrario, y no funciona.

    • Alessia Di Bari Says:

      Hola Carlos,
      gracias por tu comment! De verdad se agradece la opinión de un hombre al respecto. Es maravilloso saber que sí existen hombres así, sólo no me he topado con ninguno, jajaja. De verdad, muchas gracias por compartir tu experiencia, la tomaré en cuenta.
      Creo que lo mejor sería que hombres y mujeres nos lográramos poner de acuerdo, pero suena a sueño infantil…
      Y te entiendo, desde mi lugar, yo también siempre he actuado diferente a lo que se espera de una mujer y ¿qué crees? en cuestión de pareja, no funciona… tal vez haya que rendirse ante el juego de la seducción…
      Gracias. Saludos.

  6. Larissa Says:

    Hola Aleeee!
    hasta hoy tuve la oportunidad de leer este post. Asì me siento! igualitooo! he escrito cosas muy similares, haciendo referencia a las peliculas, a novelas, e incluso a historias verdaderas que conozco. La pregunta al final de casa relaciòn ha sido casi la misma: ¿si no fuiste tu, entonces quien y cuando?
    Tenemos muchas ganas de estar enamoradas, de ser amadas, de que nos suceda el amor, que nos tome por completo y nos diga: quiero que seas solo para mi y quiero ser solo para ti.
    Sin vicios, sin dolor… tal vez has tenido que aprender duramente (como yo) todo aquello que han sido ideas equivocadas, producto de las ilusiones que nos hacemos…
    Yo me la paso dando consejos a mis amigos, tengo muy claro lo que un amor sano debe tener como ingredientes, sin embargo yo siempre me enamoro del hombre incorrecto… espera… no he podido enamorarme de uno correcto porque nunca ha llegado…
    Así la frustración y la derrota es lo que empieza a sombrear mi corazón, con voluntad por no querer volver a ser profundamente lastimada, y sin querer porque aun deseo creer que el amor llegara a mi vida, porque siento que lo merezco!, porque ahora se que no quiero quedarme sola no porque no me guste estar conmigo o por miedo a la soledad, sino porque no quiero irme de aquí sin haberlo vivido en estabilidad, porque si lo que he sentido ha sido hermoso, el verdadero amor no debe de tener madre!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s