Alessia Di Bari

palabrería barata – o no tanto-

Sexo… ¿qué? JulpmThu, 30 Jul 2009 13:42:51 +00002102009 20, 2009

Fragmento de la carta de una amiga de Perú,

Ahora que mencionas lo de tus estudios, me he puesto a pensar que llegué a lo que hago a trompicones y me quedé con la curiosidad de saber cómo llegaste tu a lo tuyo. Imagino que debe haber sido un remezón grande; o sea, no es lo mismo decir soy abogada, que soy sexóloga. E imagino que tus papás se habrán sorprendido (al menos). Me imagino a mi en lo tuyo y me río de imaginar la cara de mi papá al decírselo: ¿sexoqué?

Contestando a tus inquietudes acerca de cómo llegué a ser sexóloga, pues a trompicones –igual que tú-. Y, en efecto, no es lo mismo decir soy abogada, que soy sexóloga. Con la segunda opción, los hombres –invariablemente- les cambia la mirada, o sea, es que hasta les brilla el ojo y si no te habían volteado a ver en toda la noche – no importa si eres fea, gorda y estás mal vestida- en ese momento toda su atención es tuya. Aunque aquí, hay dos típicos hombres –heterosexuales, claro está-.

1) a los que les das miedo (porque sienten amedrentada su hombría ante una mujer que “se las sabe de todas… todas”, cuando menos en su muy activa imaginación)

2) los que mueren por llevarte a la cama porque están convencidos que el sexo contigo será inolvidable y los vas a hacer experimentar EL mejor sexo de su vida.

Cualquiera de los dos casos, me parece terrible. Con esto no quiero decir que TODOS los hombres reaccionen así, pero si tengo que ser muy sincera, la mayoría lo hacen – cuando menos esa es mi experiencia-.

Las mujeres es distinto, con ellas igual hay 2 reacciones básicas.

1) ¡Qué padre! Fíjate que el otro día… (aquí inserten cualquier cantidad de historias que necesiten un consejo sexual)

2) Si tienen novio, lo abrazan, lo besan y no se le despegan ni un momento. No vaya a ser la de malas, que la sexóloga / roba novios / prostituta (para ellas, las tres cosas significan lo mismo) embruje a mi novio con tanta sabiduría sexual.

Insisto, estoy generalizando, no TODAS las mujeres reaccionan así ante mi presencia. Si así fuera, no tendría amigas ni amigos y en mi vida me podré quejar de muchas cosas, pero no de las maravillosas amistades que tengo y a las cuales valoro y amo con todo mi corazón.

 

Yo no sé qué pasa con el inconciente colectivo de la gente, lo primero que piensan al escuchar la palabra “sexólogo” es en gente sin ningún tipo de límite sexual, que se las sabe de todas… ¡todas! De verdad creen que en la carrera nos enseñan posiciones y cosas por el estilo y cómo les explico que si me sé alguna posición es porque me gusta o la investigué en el Kamasutra, jamás tuve una clase de posiciones.

Entiendo que mi profesión puede ser amenazante para mucha gente –hablo con naturalidad, de lo que generalmente no se nombra- pero gente, no sean así. No sé cómo funcione en otros países, pero en México todavía nos falta mucho. Mujer y sexóloga todavía no es la mejor combinación, pero habemos mujeres –cada vez más- dispuestas a romper esquemas.

 

En cuanto a mi familia, creo que todavía están digiriendo mi profesión – sobre todo mis papás-. Antes vendía juguetes sexuales y no es algo de lo que se sintieran sumamente orgullosos –o cuando menos eso creo- …ya me los imagino en una reunión con sus amigos, donde todos presumen – como propios- los distintos logros de sus hijos.

– mi hijo está estudiando una maestría en Administración en la Universidad Complutense (ahora que España está tan de moda)

– la mía se casó – en una boda express- y está esperando a su primer hijo, ya tiene 3 meses de embarazo, encargó luego luego (porque aunque uno no lo crea, embarazarse para “amarrar” a un hombre todavía funciona)

– mi hijito trabaja para una trasnacional, es ing. petroquímico, le va muy bien.

– No, pues… mi hija…mmm…este… estudió comunicación (¡qué, qué! Y mi maestría???) ah! y está estudiando una maestría en sexualidad (lo más bajito que se pueda, no vayan a escuchar)… y está buscando trabajo…

Digo, estoy exagerando, no sé si hayan estado alguna vez en una situación así. De hecho a mi papá le cuesta más trabajo que a mi mamá, pero poco a poco se han ido haciendo a la idea –o acostumbrando- a la rareza (y lo digo en el buen sentido de la palabra, me gusta ser rara) de hija que les tocó y creo que en ocasiones hasta lo disfrutan.

Finalmente y ya para terminar, contestaré lo mismo de siempre cuando me preguntan ¿Por qué sexología? Indudablemente respondo: “porque nunca me quedó muy clara la historia de la cigüeña y decidí investigar más a profundidad”.

Anuncios
 

2 Responses to “Sexo… ¿qué?”

  1. Excelente respuesta a la pregunta obligada de por qué estudiaste la maetría.

    Yo tomé consultas de sexología durante mi adolescencia en México (MX) y felizmente logré no adoptar los tabúes y estereotipos sociales regionales (MX).

    Lo anterior me dejó muy claro el asunto de la cigüeña (gracias por la metáfora, papás) y disfruté mucho mi vida sexual en ese entonces.

    Mis conflictos surgieron años después, cuando pensaba que un enamoramiento era una responsabilidad compartida. Y la realidad es que “el enamoramiento es responsabilidad de quien se enamora”. (frase de E.Pravia)

    Saludos!

  2. Alessia Di Bari Says:

    Hola Emmanuel,
    qué bueno que tuviste la fortuna de tener una educación más libre y sin prejuicios. En hora buena!
    Con respecto al enamoramiento, seguramente la responsabilidad principal recae sobre el sujeto que se enamora… pero no sé si eso libra -para bien o para mal- de compartir un poco la responsabilidad al objeto / sujeto del cual nos enamoramos.
    Que estés muy bien. Abrazo afectuoso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s